Compartir
Publicidad
Publicidad

Alemania cayó en la trampa y agrava la crisis

Alemania cayó en la trampa y agrava la crisis
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Se habla mucho de negocios, de emprendimiento, de generar ideas y oportunidades, pero la clave para inventar el futuro está en la capacidad de escuchar. Y también de cierta capacidad de ver, lo micro y lo macro, pues las finanzas individuales merecen el mismo trato que las de una gran empresa o las de un país completo. Por eso a no confundirse con los discursos vacíos que nos venden de izquierdas y derechas. La sordera es una sola, y lo peor es engañarse con quienes se disfrazan y venden un discurso y hacen lo contrario. La coherencia entre el decir y el hacer está siendo muy clave, y deberá ir despejando los discursos erráticos.

El ministro alemán de finanzas, Peer Steinbruck, ha tenido estas cualidades de sordo y ciego. Por comprar malos consejos, hoy no sólo tiene a Alemania en el peor momento de los últimos 60 años (es decir, desde la segunda guerra mundial, lo que es toda una hazaña), sino que además tiene involucrada a toda Europa en el problema por ser la responsable del 40% de la producción industrial de la Eurozona.

La contracción de Alemania, y por ende de Europa, ya es mayor que la de Estados Unidos. El Banco Central Europeo debió salir a corregir sus cifras anteriores, e incluso las palabras de Trichet pronunciadas el lunes constatando síntomas de recuperación, para señalar que la crisis en Europa será al menos el doble de lo previsto. Esto es algo que no tiene precedentes. Sin embargo, cuando se le advirtió al ministro Steinbruck del problema, siguió el consejo de aquellos que le alentaban a dejar que el mercado resolviera las cosas. Total, dentro de sus supuestos básicos, los mercados se autorregulan por ese fenómeno conocido como la mística del mercado.

Steinbruck, pensaba que bastaba con culpar a los Estados Unidos de ser los causantes de la crisis. Pero, ¿fueron sólo los Estados Unidos? Aquí se tiende a mirar el fenómeno con unas gafas tan especiales que dependen de la posición política para ver donde estuvo el error. ¡Y se pretende negar el tremendo oportunismo político que está en los orígenes de la crisis! Desde aquellos que aceptaron la primacía de las finanzas por sobre la economía real; la primacía de las tentadoras burbujas por sobre la economía que produce bienes, que emprende, que actúa claramente, que genera trabajo, versus la primacía de un modelo económico que arrasó con todo. En este aspecto, esa gran mayoría que compró la fábrica de burbujas, sea por la buena fe en ese personaje tan simpático y dicharachero que era Milton Friedman, o simplemente porque se tragaron el cuento y querían ser parte de lo que algunos llaman la codicia, tendrán que reconocer que estamos frente a algo que no hemos vivido nunca. Y como no lo hemos vivido nunca, conviene hacer abandono de todo aquello que nos condujo a esta situación. La caída de Alemania es muy grave para Europa, y para qué hablar de España, ya lo hemos dicho: el 25% de desempleo no es broma, las medallas de oro correrán a raudales.

En El Blog Salmón | La exuberancia irracional continúa, Los escenarios de la crisis y sus cinco letras
Imagen | Santi Martin

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos