Compartir
Publicidad
Publicidad

La exuberancia irracional continúa

La exuberancia irracional continúa
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad


La bola de cristal está un poco turbia y los mercados no pueden ver con claridad. Siguen dando muestras claras de su exuberancia irracional al querer hallar brotes de recuperación ahí donde no hay nada más que vacío. Si bien hemos advertido que la economía mundial se encuentra próxima a tocar fondo, no hay esperanzas de una recuperación en el corto plazo y el desempleo promete seguir la senda anticipada el año pasado que, para el caso español puede superar el 25%. Esto indica que seguirá recibiendo medallas de oro por al menos diez meses seguidos. Ni Michael Phelps.

La crisis iniciada en Estados Unidos le está haciendo pasar un mal rato a toda Europa y será interesante en algún momento detenerse a analizar las causas para ver qué tan buena era la codicia, y donde estuvo La Usura de la que nos habló Ezra Pound en 1922, aquel poeta maldito que ocupó la jaula reservada para Hitler cuando fue repatriado a EEUU y enjuiciado por traición. Por ahora, nadie enjuicia a los que propusieron este modelo económico a fines de los 70, ni a los que forzaron la desregulación financiera a fines de los 80. Mientras tanto, las bolsas se siguen moviendo en eso que las probabilidades llaman caminata aleatoria, es decir, la forma en que camina un borracho.

Porque una cosa es tocar fondo y otra cosa distinta es la recuperación. Y los signos de recuperación real no se ven por ningún lado. Hasta el momento, el desempleo sigue aumentando, y el comercio mundial sigue en descenso, aunque ahora, por cierto, con el paracaídas abierto. Cuando IC colgó un spot libre de grasa, comenté que era una perfecta metáfora de la crisis: aquellos con demasiado sobrepeso (endeudamiento) no resistirían la caída libre y quedarían atrapados en las arenas movedizas del mercado; pero quienes estaban más libres de deuda, vivirían para contarlo.

Ahora tenemos a los mercados díscolos, caminando de tumbo en tumbo y de un lado al otro de la vereda, ebrios de champán y con la brújula perdida. Y es bueno que Usted lo sepa: así será por un largo tiempo y los precios no volverán a ser lo que fueron. Y Estados Unidos, por tener la ventaja del dólar y comenzar antes con los planes de estímulo, saldrá antes de la crisis que toda Europa. Estamos viendo los apuros de Gordon Brown para rescatar a sus bancos, los dolores de cabeza de Angela Merkel, y los anuncios de catálogo del Presidente Zapatero. Europa está rezagada y sin ideas nuevas, copiando lo que hace el vecino del frente y cuatro meses más tarde la Unión Europea hará las pruebas de estrés a sus bancos. Hay que salir de la sopa para poder mirar el plato.

La caida del comercio ha propinado un fuerte freno a la economía mundial con una reducción del 50%, en apenas tres meses: la mayor de todos los tiempos. Para la Gran Depresión, el comercio mundial se redujo un 65%, en cuatro años. Esto demuestra que la cadena de suministro del comercio mundial quedó con las vías cortadas, con los puentes destruidos. La globalización parece estar asfixiada en su propia receta y si antes, ante cualquier estornudo de Estados Unidos, México se resfriaba, ahora que Estados Unidos no para de estornudar, todo el mundo ha contraído la gripe. Estamos en plena pandemia y en un ambiente turbio que no deja al mercado mirar la bola de cristal. La exuberancia irracional continúa.

Imagen | sundancingbliss

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos