Publicidad

Californication ¿cómo hacer la economía española californiana?

8 comentarios

Publicidad

Publicidad

Californication es el título de una canción de los Red Hot Chili Peppers en la que se critica a California, se critica la destrucción de la naturaleza, la falsedad de Hollywood y la presión de los estudiantes. Pero a pesar de ello, California sigue siendo la referencia contra la que nos gustaría estar. No es raro oír “si X fuera Y, España sería como California” ¿cómo hacer que la economía española se parezca más a la Californiana?

Recientemente el profesor Luis Garicano ha comentado en la promoción de su libro que España tenía que elegir en una senda para parecerse a Dinamarca o para parecerse a Venezuela. Los países nórdicos se nos suelen poner como ejemplo de lo que debe ser la economía, pero también el estado bañado por el pacífico. ¿Cómo deberíamos de hacer para parecernos más a California?

La economía de California

El nombre de California viene de una reina mítica llamada Calafia. Que su nombre venga de un personaje mitológico es consecuente con un lugar al que las personas llevan acudiendo más de un un siglo a hacerse ricos, o como mínimo a tener una vida mejor.

Primero llegó la fiebre del oro tras encontrarse depósitos de oro en 1848, atrayendo a mineros que creían que encontrarían fácilmente oro en cualquier lugar. En la gran depresión miles de trabajadores se trasladaron al centro agrícola del país. Después llegaría la industria de Hollywood, en la que parecía que cualquiera podría triunfar, ganando fama y dinero. Por último ahora tenemos la nueva fiebre del oro digital en la bahía de San Francisco, que atrae a emprendedores de todos los lugares del mundo para montar su empresa.

Es complicado luchar con esta marca de creación de riqueza y materialización de los sueños que lleva más de 150 años. También tienen 150 años la educación primaria universal o dos de los tres sistemas universitarios, California State University (1857) y University of California (1868). En California se lleva apostando por la educación prácticamente desde su fundación.

La economía de California como todas las modernas es una economía de servicios, seguida por la industria y por el sector primario en tercer lugar. La mayor parte de la población vive en la costa y es allí dónde se centra la mayor parte de la producción de servicios.

La producción de servicios está diversificada, y no es sólo la industria tecnológica de la electrónica y el software de San Francisco y la de cultura popular (películas, música, tev) en Los Ángeles, sino que también hay cientos de empresas de otro tipo. Gigantes de la moda como Levi’s, American Apparel o The Gap tienen su sede en California, así como otros gigantes financieros como Wells Fargo o Visa. También atrae a turistas de todo el mundo.

La agricultura está diversificada, y han creado buena marca en sus productos. Las regiones vinícolas de Sonoma y Napa Valley son conocidas a nivel mundial, y fueron retratadas al estilo de Hollywood por Falcon Crest. También hay bastante agricultura ecológica (aunque no es el principal negocio). La minería, incluyendo la explotación de pozos petrolíferos, sigue siendo importante.

La industria se centra en la fabricación de equipamiento de alta tecnología (en los comienzos del Sillicon Valley se fabricaba en California y no en Asia) y armamento, aunque también hay industria de procesamiento de productos agrícolas. Por otro lado la industria biotecnológica también se está expandiendo, tanto en la bahía de San Francisco como en otros lugares como San Diego.

Reformas a tomar

La economía española no tiene dos industrias tan fuertes como son la tecnológica en el norte y la cinematográfica en el sur, pero es cierto que existen otras similitudes. Ambos son lugares muy turísticos, ambos tienen un clima benigno (aunque el de la costa californiana me parezca mejor) y ambos hacen frontera con un sur más pobre. Pero las similitudes se acaban ahí.

El turismo que viene a España es principalmente de bajo coste, mientras que el que acude a California tiene un poder adquisitivo superior. Además la frontera y la situación geográfica son preferibles para California, ya que Estados Unidos tiene una economía más dinámica, de mayor poder adquisitivo y más cohesionada que la Unión Europea, además de mejores perspectivas de crecimiento para el futuro.

La economía española necesita una modernización, que empiece por la educación, que continúe con las instituciones y por último que finalice con las empresas y los mercados. La economía del conocimiento que exporta California al mundo no es fácil de obtener con un sistema educativo mediocre y unas universidades que no destacan a nivel mundial, no es tanto un tema de prestigio sino como de la producción científica y de la transferencia tecnológica entre unas y otras.

Dentro de lo que es las instituciones, hacen falta tres reformas. La primera es la desburocratización de las mismas. La segunda el incremento de la meritocracia, no es que no haya nepotismo en EEUU (que lo hay y mucho), sino que muchos casos son excesivamente flagrantes en España. La última es la modernización de los mercados e incremento de la competencia. La confianza en las instituciones debe de venir por una mejora en las mismas, algo fundamental para trazar una senda de crecimiento mejor en el futuro.

En el sector agrícola, hace falta ponerse las pilas. No se trata de hacerlo en lo que es la producción y tecnología, muy probablemente se puede hablar de que existe innovación en un sector que tiene que luchar contra la sequía habitualmente o que ha puesto en marcha casos de éxito como los invernaderos del Campo del Ejido. Pero si hace falta una mayor insistencia en la comercialización y creación de marca, en el marketing Hemos comentado esto alguna que otra vez respecto al aceite de oliva, pero existen muchos otros subsectores en los que la creación de marca y comercialización dista mucho de ser correcta.

Dejo para el final la industria, porque es uno de los factores menos conocidos. La industria californiana armamentística sirvió de base para las empresas de Silicon Valley, pero se trata de una industria distinta a la que tenemos en España. Buena parte de la industria española se centra en la del automóvil, en la que no existe apenas presencia nacional, sino que la mayor parte son empresas de otros países que utilizan las fábricas en el territorio nacional para aprovechar los bajos salarios. Esto es algo que no veremos en California que no es el mejor lugar desde el que lanzar productos de bajo coste, ya que los sueldos suelen ser más altos que en el resto (y tiene un salario mínimo superior al de la mayor parte de los EEUU).

Convertir la economía española en una mucho más competitiva y capaz de ofrecer un nivel de vida más alto no es algo que se pueda hacer en un año o dos, sino que sería una serie de políticas a largo plazo. Conseguir que se incropore esta visión a décadas en nuestros governantes es cosa de todos si queremos llegar a ahí.

En El Blog Salmón | La historia del Silicon Valley Más información | NetState y California Governor's Office of Business & Economic Development Vídeo | Youtube

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir