Publicidad

La historia del Silicon Valley

La historia del Silicon Valley
5 comentarios

Publicidad

Publicidad

Replicar Silicon Valley parece ser el deseo de cualquier político. O al menos la promesa electoral que se suele hacer en todas las elecciones. Construiremos un Sillicon Valley que proporcionará riqueza y hará que los jóvenes no tengan que irse de casa, además de reducir el desempleo.

Dentro de lo grandilocuentes (o ingenuas) que son estas promesas, parece que nunca se ha estudiado cómo surgió de verdad Silicon Valley. Es decir, los habitantes de esta bahía al norte de California no se levantaron un día y se dieron cuenta que tenían al ladola sede de Google, la de Apple dos pueblos más abajo y Facebook siguiendo todo recto y girando la tercera a la izquierda.

El entorno

La Bahía de San Francisco (y en general la costa californiana) probablemente sea uno de los lugares con mejor clima del mundo. No hace calor en verano ni frío en invierno, además aunque las mañanas suelen tener niebla por las tardes suele lucir el sol. Junto a su belleza natural lo convierten en un lugar bastante agradable para vivir. California siempre ha sido el final y el destino de la inmigración americana. Primero fueron los conquistadores y misioneros, después los buscadores de oro y tras la gran depresión los trabajadores buscando un futuro mejor. También aquellos que han querido desarrollar una carrera en el mundo del cine. La frontera final de la civilización occidental todavía recibe la atención de todo el mundo.

Las dos universidades más importantes de la zona data de 1868 con la fundación de la Universidad de California y 1885, cuando en honor de su hijo fallecido el senador y gobernador Leland Stanford y su esposa Jane Lathrop Stanford fundaron una universidad sobre los terrenos de la granja familiar. Especialmente esta última ha tenido un gran papel en el nacimiento de muchas empresas.

Hubo ocho “traidores”

La empresa Shockley Semiconductors fundada por William Shockley se estableció en terrenos rurales cerca de la Universidad Stanford porque William Shockley era profesor visitante en la misma. Para entonces en la bahía de San Francisco había centros de desarrollos de empresas tecnológicas y del ejército norteamericano. Hewlett Packard (fundada por dos egresados de Stanford) ya existía desde 1939.

Aparentemente Shockley era un brillante científico (Nobel de física en 1956), pero muy mal hombre de negocios y jefe. Con el tiempo Shockley Semiconductors perdió a ocho empleados (Julius Blank, Victor Grinich, Jean Hoerni, Eugine Kleiner, Jay Last, Gordon Moore, Robert Noyce y Sheldon Roberts. que fundaron junto a un hombre de negocios Fairchild Semiconductors. Esta empresa se convirtió en incubadora de otras cuantas, pero ha sobrevivido hasta nuestros días.

Cuentan que había un sentimiento de camaradería entre los ocho traidores y que se apoyaban mutuamente, que pasaba buena parte de su tiempo libre entre ellos y sus familias. Varios de ellos han fallecido, así que no podemos preguntarles.

Eugine Kleiner más tarde invertiría en muchas empresas, no sólo en Intel que fundaron los “traidores” Robert Noyce y Gordon Moore (dónde se inventó el primer microporcesador integrado), sino en otras muchas como Segway, Netscape, AOL, Google, Flextronics, Electronic Arts, Macromedia, Sun Microsystems... Jay Last fundó Teledyne Technologies junto con Jean Hoerni y Sheldon Roberts.

Lo importante es que esta traición se convirtió en el germen de muchas empresas que están radicadas en el valle. Su nombre de “Valle del Silicio” no viene de que se utilice silicio en lo ordenadores de empresas tecnológicas, viene de que se diseñaban y fabricaban productos hechos con silicio (materiales eléctricos) en la zona. La revolución del software, el ordenador personal y otros elementos llegarían más tarde.

Los piratas se hacen famosos

A las empresas fundadas por los ochos traidores no paraban de surgirles traidores que fundaban sus propias empresas. Esa es la gran dinámica del Valle, uno trabaja en tal o cual empresa y la acaba dejando para trabajar o fundar otra. Las empresas al principio fabricaban para otras empresas, pero el fin de esta época estuvo a punto de llegar. La electrónica de consumo para las masas estaba a la vuelta de la esquina.

Cuando Steve Jobs y Steve Wozniak fundaron Apple computer en 1976 ya se encontraba el Valle en plena efervescencia tecnológica. Los interesados en electrónica se reunían en clubs, como el Computer Homebrew club al que aparentemente acudían a las reuniones Jobs y Woz.

Ambos Woz trabajaron trabajó para Hewlett-Packard y Jobs para Atari, se dieron cuenta de que eran capaces de fabricar ordenadores personales a un precio asequible al consumidor doméstico. El gran acierto de Steve Jobs y Bill Gates es que fueron capaces de vislumbrar un futuro en el que los ordenadores personales serán algo común en todos los hogares, en esa época suena increíble.

Pero ya tenemos dos generaciones de empresarios que han puesto en marcha empresas revolucionarias. Todos tenemos un ordenador en casa ¿cuál es el próximo paso?

La mafia toma el relevo

Si en un momento la electrónica se ha vuelto el punto estrella de la economía del valle, la revolución de internet es el paso siguiente con un ordenador en cada casa. Sólo nos queda enchufarlo a la línea telefónica. Pasamos por una época en la que todo parece ser posible ser electrónico, el comercio, las relaciones, el dinero...

Precisamente del dinero electrónico surgió la siguiente ola que cambiaría el mundo. Se les conoce como la PayPal mafia a ese grupo de emprendedores e inversores capitaneados por Peter Thiel que parecen estar detrás de casi cualquier web novedosa. Peter Thiel y otros habían fundado Confinity, que junto a X.com fundada por Elon Musk habían desarrollado PayPal. La pieza central de muchos pagos electrónicos del comercio hoy en día.

La PayPal Mafia tenía su propia cultura empresarial, buscaban trabajadores que dominaran las matemáticas y otro idioma, como la mayor parte de ellos. Además de que al no haber gente con experiencia no se podía utilizar eso como argumento, sino que todo debia de argumentarse. Se trata de un grupo de jóvenes, intelectuales brillantes e hipercompetitivos que no siempre se llevan bien entre ellos.

Peter Thiel estuvo fuera de PayPal y volvió cuando se expulsó a Elon Musk por sustituir servidores Unix por sistemas de Microsoft. Pero para entonces se había creado una cultura de trabajo en paypal y en este grupo de fundadores que ha seguido en muchas empresas de Sillicon Valley. Muchas empresas actuales conocidas o tienen a fundadores directamente pertenecientes a la PayPal mafia (Linkedin, Yammer, Reddit, Tesla Motors, SpaceX), tienen a miembros de la Paypal mafia como inversores (Facebook, Last.fm, Flickr, Digg) o han sido creadas por antiguos empleados (YouTube o Yelp).

Por otro lado empresas como Facebook o Google también tienen orígen en estudiantes de universidades de élite que se conocieron y decidieron dejar sus estudios (grado en Facebook, doctorado en Stanford) para lanzar su empresa. Pero con el camino en el Valle se encontraron inversores y un ambiente propenso a facilitarles la creación de su negocio. Muchos inversores ya habían conocido una historia de éxito (a veces la suya propia) y estaban dispuestos a arriesgar su capital en la creación de más empresas.

Conclusiones

Lo primero es que Sillicon Valley no se creó en un día, a veces parece que no se trata de los frutos de políticas que se establecieron hace 50 años (que también), sino que sin la fundación de Stanford hace más de cien años nada sería lo que es ahora. Esta cura de humildad se la deberían de tomar en muchos lugares que prometen ser el próximo Silicon Valley, especialmente parques empresariales que han sido creados con dinero público hace relativamente poco y que se centran en edificios de oficinas resultones, muy alejados del primer edificio de Fairchild Semiconductors.

El efecto de Sillicon Valley ha sido una bola de nieve, empezó poco a poco y luego la base en la que había talento y dinero dispuesto a arriesgar se lanzó hacia adelante. Pero en el ambiente de la bahía de San Francisco muy probablemente muchas otras industrias podrían haber florecido.

La buena legislación junto con el dinero y el talento han dado un marco estupendo desde el que crecer adelante.Otras muchas empresas no tecnológicas han prosperado en esa zona, como Gap, Levi’s, The North Face, Safeway, Visa, Charles Schwab, Häagen-Dazs, Wells-Fargo, etc. No debe despreciarse que hay mucha industria que no depende del valle del silicio. El ambiente es saludable para todos, no solo para las tecnológicas.

Lo segundo es que el ambiente necesario ha creado una fuerte industria tecnológica, al igual que tal vez hubiera podido crear una industria diferente en otro lugar. Aparte si vemos casi todo se ha realizado con muy poca intervención pública, principalmente había buenas condiciones, una universidad y un ecosistema empresarial listo.

Por último hay algo que siempre me ha interesado destacar, si comparamos los desarrollos en España siempre se han centrado en la palabra Valley (Málaga Valley, Tetuan Valley) y no en la palabra Silicon, que es el nombre que están tomando otros clusters (más interesantes y con mayor éxito en mi opinión). Igual nos estamos centrando demasiado en el continente y muy poco en el contenido de lo que queremos hacer.

En El Blog Salmón | Sillicon Valley israelí y Sillicon Valley irlandés y ¿Es posible recrear Silicon Valley en otra parte? Más información | CNN Money, Paul Graham I y II Imagen | Wonderlane

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir