Publicidad

Los datos negativos siguen: La creación de empresas registra el peor septiembre últimos ocho años

Los datos negativos siguen: La creación de empresas registra el peor septiembre últimos ocho años
1 comentario

Publicidad

Publicidad

La creación de empresas es un dato muy a tener en cuenta pues nos refleja cuáles son las percepciones del sector privado sobre la evolución de la economía. Al tratarse de movilizar recursos para la ejecución de un proyecto a largo plazo, se pone de relieve cuál es el estado manifiesto de la confianza.

Con los últimos datos que ha publicado el INE, en el mes de septiembre se crearon 5.787 de sociedades mercantiles, lo que representa un retroceso en la creación de empresas con un descenso del 1,6% frente al mismo mes del año anterior.

Screenshot 20191124 181619 Chrome

A simple vista puede parecer que no sea un dato especialmente significativo al ser un porcentaje relativo más bien escaso, pero se trata del peor mes de septiembre en los últimos 8 años (la confianza empresarial cayó un 3,9% en el cuarto trimestre de 2012).

Screenshot 20191124 205215 Chrome

El entorno de desaceleración marca las expectativas

Este dato no es casual ya que recientemente hemos visto como el Índice de Confianza Empresarial Armonizado ha descendido un 2,9% en el cuarto trimestre de 2019 frente al tercero. Aquellos gestores de establecimientos empresariales que consideran que la evolución de su negocio será favorable en este último trimestre del año son el 16,7% frente al 19,4% que creen que será desfavorable. El 63,9% señalan que será normal.

Screenshot 20191124 190329 Adobe Acrobat

Contextualizando los datos, actualmente la economía española se encuentra en una fase de desaceleración. Es decir, estamos viendo que las tasas de crecimiento cada vez son inferiores. Si anteriormente crecíamos con una tasa del 3%, actualmente está en duda sobre la capacidad que tendrá en el futuro de crecer por encima del 2%.

Screenshot 20191124 204410 Adobe Acrobat

Y no es para menos. Tenemos por delante riesgos para la economía mundial en un entorno de intensificación de los conflictos comerciales existentes, de incertidumbre sobre la resolución final del brexit y una recuperación potencialmente más bien escasa para las economías emergentes.

Por ahora, las expectativas de crecimiento se están revisando a la baja. Eso significa que los datos adelantados que se utilizan para proyectar la evolución del PIB español, nos llevan a un ritmo más pausado el crecimiento y está en duda si ello nos llevaría finalmente a una nueva recesión.

Como es lógico, ante esa realidad, el empresario o potenciales empresarios que se juegan sus dineros, prefieren la cautela frente a la alternativa de incrementar el riesgo con nuevas inversiones.

Y mientras tanto el Gobierno...

No deberíamos perder la oportunidad de realizar todas aquellas reformas que vayan en favor para incrementar la confianza en la creación y el desarrollo de empresas. Recientemente se ha publicado el informe doing business por parte del Banco Mundial y que deja a España en la posición número 30 de 190 países analizados.

Screenshot 20191124 194113 Drive

El mejor dato que tiene España en materia regulatoria lo veríamos dentro del tiempo para la exportación en todo aquello que hacer referencias alas documentación necesaria para una empresa pueda enviar productos al resto de países. España se encuentra en primera posición junto a Canadá y Polonia.

Screenshot 20191124 194825 Drive

Pero aún queda mucho por mejorar. Muy específicamente si hacemos referencia aquellos indicadores vinculados a la apertura de una de una empresa, obtención de crédito y el suministro de la electricidad.

El Gobierno tiene un papel más allá de favorecer una regulación un favor del dinamismo empresarial y es que debe, o debería como mínimo, mostrar una imagen creíble frente a Europa con unos presupuestos sólidos y tratar de no perjudicar a las empresas.

No ayuda especialmente que el Gobierno que ahora está en funciones, pretenda incrementar estructuralmente el gasto público y que no haya medidas compensatorias, perjudicando así la evolución del déficit público en un país con una deuda pública del 100% del PIB. Eso afecta seriamente a a credibilidad institucional de un país.

Bruselas lo está diciendo de manera clara, con los datos que ha enviado el Gobierno español, con más gasto en pensiones y funcionariado, se aprecian serias dificultades para alcanzar los objetivos comunes. El Gobierno debería corregir o sus promesas o atacar fiscalmente a la clase media para ajustar ese gasto.

De hecho existe un gran reto por delante. Sobre una base estructural, España registra el mayor déficit en la Eurozona, lo que hace que las finanzas públicas sean particularmente vulnerables en la próxima desaceleración económica. Si nos vamos a un mayor plazo, nos vemos ante una sociedad que envejece rápidamente y se suma al desafío fiscal a largo plazo.

Lamentablemente, por lo que hemos visto hasta la fecha, el Gobierno no está siendo un factor positivo para crear empresas sino más bien negativo. Es muy difícil plantearse la creación de empresas si estás viendo como el Gobierno está incrementando los costes laborales, con la subida de cotizaciones y salario mínimo.

Luego vemos cómo el desempleo subió en 97.948 personas en octubre, protagonizando su mayor alza en este mes desde 2012.

Screenshot 20191124 212956 Adobe Acrobat
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir