Compartir
Publicidad

Desplome del dólar enmascara la caída del euro y el yen

Desplome del dólar enmascara la caída del euro y el yen
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El desplome de la principal divisa mundial enmascara también la destrucción del euro y el yen dado que el sistema financiero internacional descansa en estas tres divisas hoy asociadas a economías profundamente debilitadas por la crisis. Este fenómeno tiene su origen en el caos desatado por el quiebre de Bretton Woods, único mecanismo de defensa sanamente juicioso ideado para contrarrestar los vaivenes del comercio. Y si ésto lo condimentamos con los fraudes y abusos de un sistema financiero que lejos de servir a la economía se sirvió a sí mismo, tenemos la tormenta perfecta que hoy vivimos y que amenaza con un tsunami devastador.

Desde los años 70, y sobretodo desde los años 80 gracias al golpe financiero de Ronald Reagan, el sistema se hizo cada vez más fraudulento y corrupto aprovechando las ventajas del dólar como divisa universal. Gran parte de lo creado fue producto de la burbuja especulativa amparada en la hegemonía del dólar y cuya característica fue la destrucción del empleo real y bien remunerado, a cambio de trabajo precario y mal remunerado. Estas son las causas materiales de la crisis, que sólo generaron ganancias a los lobbistas y manipuladores del sistema, y también a quienes supieron surfear aprovechando las corrientes de los tiempos. Todo eso se hunde en la historia y lo que hoy tenemos es el declive imparable del dólar y las otras divisas que también se ampararon en la usura y el pillaje.

Ahora todo el mundo habla del alza del oro y se anticipa que muy pronto los 35 gramos del metal amarillo alcanzarán los 2.000 dólares. La gráfica muestra el camino inverso que han tenido las cotizaciones del dólar y el oro en los últimos 20 años, con una tendencia aún más marcada en los útimos quince años. Cada declive del dólar (color verde) ha llevado aparejado un aumento del oro (color amarillo). Nótese la volatilidad del dólar desde mediados del 2008 en adelante, frente a la fortaleza del oro que ha mantenido su tendencia creciente desde mediados de los 90, justo cuando nace la burbuja inmobiliaria.

La volatilidad del dólar en los últimos tres años se explica porque esta divisa se mide en relación a otras monedas que también suben y bajan en términos reales como el euro y el yen nipón. La existencia de una divisa mundial débil enmascara la caída del euro y el yen potenciando el colapso monetario y el derrumbe definitivo de un sistema económico basado en la deuda, y que asociado a la corrupción y los fraudes, destruyó la economia mundial.

Las consecuencias de este desplome del dolar ha sido que los bancos centrales comienzan a deshacerse de los dólares que fueron obligados a atesorar por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial durante décadas. Se calcula que hoy existe una cantidad de dólares entre 40 a 50 veces el valor real de toda la economía mundial, lo que ayuda a comprender la magnitud del derrumbe que vendrá cuando se deje de comerciar en dólares.

Si durante años la solidez del dólar se sustentó tanto en la potencialidad económica de Estados Unidos como en su potencialidad militar, hay que reconocer que desde la guerra de Vietnam Estados Unidos sólo ha conocido fracasos cada vez más estruendosos. Los malos resultados en Irak con un costo diario de 300 milllones de dólares han significado también la bancarrota para los países que se sumaron a esta aventura. El actual derrumbe del dolar puede ser imparable y por algo Marc Faber señala que “el valor futuro del dólar será igual a cero”, algo advertido hace tres años en La insoportable levedad del dólar y Las finanzas modernas y el derrumbe del dolar.

En El Blog Salmón | Las grietas del sistema financiero, Cómo Wall Street destruyó a la economía mundial

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos