Compartir
Publicidad
Publicidad

Hay que revisar la distorsión del IVA en muchos sectores

Hay que revisar la distorsión del IVA en muchos sectores
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Francia ha llevado a cabo un recorte en el tipo impositivo del IVA que se repercute a la hostelería. Ha dejado este impuesto en el 5,5%. En España, la hostelería tiene un tipo general del 7% pero aquí este tipo no se puede bajar ni subir en un principio.

No se puede bajar porque el mecanismo de tributación al IVA de la mayoría del sector hostelero no se encuentra en estimación directa a efectos de IVA. Entre las fórmulas de tributación en el IVA tenemos varios sistemas especiales de tributación que distorsionan fuertemente la labor recaudatoria de este impuesto y la hostelería es un sector al que le ocurre esto mayoritariamente al aplicar la tributación mediante el régimen simplificado del IVA. Recordando un poco los conceptos, el sistema de estimación directa, es aquel por el que se realiza la diferencia entre el IVA cobrado y pagado y el saldo bien se ingresa a Hacienda, bien se solicita la devolución. En este sistema, la empresa actua como un mero intermediario recaudador del impuesto y no hay problema. Los problemas graves se originan en el régimen simplificado, en recargo de equivalencia y régimenes especiales de agricultura.

En el régimen simplificado, se calcula una cuota fija anual de IVA en donde se deducen el IVA soportado en inmovilizado y se realizan una serie de ajustes al alza en función de la facturación. Con este sistema, el tratamiento del IVA en la empresa comienza a considerarse como un ingreso o gasto, de manera independiente a la cuota tributaria resultante, por lo que cualquier modificación del tipo impositivo en este aspecto no va a bajar precios ni mejorar el consumo.

Pero esta distorsión que se genera en la repercusión de la cuota impositiva global es más importante aún en el sistema del recargo de equivalencia. Este sistema sujeta a la mayoría del comercio al por menor y el mecanismo pasa por soportar un incremento del 4%, 1% o 0,25% en la base imponible de las comprar para vender con IVA incluido.

En este punto, el IVA también se integra a todos los efectos dentro del circuito de ingresos y gastos del comercio, por lo que tampoco ganamos nada con un incremento o rebaja de tipos del IVA.

Estos mecanismos se diseñaron para facilitar la labor de contribución de los contribuyentes, simplificar las labores administrativas y descargar a la pyme en el área de gestión.

Creo que toda esta historia de regímenes especiales del IVA se ha quedado desfasada y que habría que analizar seriamente y con cifras reales los efectos distorsionadores de los regímenes especiales del IVA en todo el mercado, antes siquiera de plantear una alteración en los tipos impositivos, tal y como piden varias voces por ahí.

Imagen | courious spider En Pymes y Autónomos | Impuesto sobre el valor añadido En El Blog Salmón | ¿Sería deseable subir el IVA?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos