Compartir
Publicidad

Informe de Oxfam sobre el sufrimiento causado por las políticas económicas

Informe de Oxfam sobre el sufrimiento causado por las políticas económicas
24 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En preparación para la reunión mañana de los ministros de economía de la eurozona, la organización no gubernamental, Oxfam, ha publicado un Informe que trata el impacto de la crisis en Europa y ofrece ideas de cómo mejorar la situación.

Sale denunciando las políticas de austeridad, recuerda el sufrimiento que se está viendo y estima que, si la austeridad continúa, en 2025 entre 15 y 25 millones más europeos se verán en la pobreza, dice que subiendo la cifra total a 146 millones, más de un cuarto de la población europea. Dice que estas políticas de austeridad no han conseguido reducir el nivel de deuda de los Estados y están impulsando una creciente desigualdad económica. Además, dice que Europa tardará más de 25 años para volver a la situación económica anterior.

Como casi todos los que están en contra de la supuesta austeridad, suponen que iba a ser posible seguir en el camino de altos déficits y crecientes deudas, como si existieran fondos sin fin buscando financiar estos desequilibrios financieros. La crisis de financiación de estos años, de posible suspensión de pagos de países y de altas primas de riesgo precisamente nos advirtieron que no existen estos fondos sin fin para financiar la irresponsabilidad financiera de los políticos.

El problema con las políticas económicas europeas de la supuesta austeridad, no era que querían gastar menos y situar a las cuentas de los Estados en la senda sostenible. El problema con las políticas económicas europeas que se han visto es que se continuó gastando mal, que no se han estructurado bien las deudas y que se han introducido políticas económicas tarde y mal.

Además, la desigualdad ha empeorado, como dice Oxfam con sus $4.500.000 millones gastados para salvar a los bancos, porque los grandes gastos fueron para salvar a los grandes no para ayudar a los más necesitados, empeorando la desigualdad que denuncia Oxfam con acierto. En estas páginas ya he hablado del debate estéril entre el 'gran despilfarro' y la 'austeridad'.

El otro problema que tiene el análisis de Oxfam es que parece que está buscando volvernos a la senda de crecimiento anterior, como si no se diera cuenta que la senda anterior tiene varios problemas. Primero, está claro que en términos medioambientales no era sostenible que todos continuemos consumiendo con el ritmo, con el derroche y con el crecimiento de antes. Estos objetivos son especialmente perniciosos cuando entendemos que hay más de 2.000 millones de personas hoy en el mundo que también aspiran a llegar a esos niveles de consumo.

Segundo, parece que Oxfam se ha olvidado que el crecimiento y consumo anterior lo pagaron los crecientes niveles de deuda y que, tarde o temprano, había que terminar la fiesta y pagar la deuda, no seguir consumiendo como si el grifo de la deuda fuera infinito. Necesitamos un cambio de modelo donde el consumo ad infinitum no es el objetivo principal.

En su Estudio, Oxfam nos da sus principales recomendaciones que los ministros europeos deben considerar:

  • Invertir en las personas y el crecimiento económico: dando prioridad a un programa de estímulo económico que fomente las inversiones y reactive el gasto de capital, centrándose en la creación de empleo y protegiendo los presupuestos de ayuda oficial al desarrollo, tanto de la Unión Europea como de sus Estados miembros.
  • Invertir en los servicios públicos: garantizando una educación pública, universal y de calidad para todas las personas; protegeiendo la atención sanitaria pública, universal y de calidad, y desarrollando sistemas de protección social que permitan a los más vulnerables vivir con dignidad y salir de la pobreza.
  • Fortalecer la democracia institucional: fomentando una mayor participación de todos los actores en los procesos democráticos; garantizando una mayor transparencia y rendición de cuentas en los procesos políticos y fortaleciendo la democracia en el ámbito laboral, mejorando la representación de los trabajadores y generando oportunidades que permitan la propiedad compartida de las empresas.
  • Desarrollar sistemas fiscales justos: llevando a cabo reformas fiscales progresivas, que incluyan impuestos a la acumulación de riqueza y una Tasa sobre las Transacciones Financieras; haciendo frente a la evasión y elusión fiscal, mejorando la transparencia y el intercambio de información financiera y desarrollando nuevas leyes internacionales sobre fiscalidad que incluyan los paraísos fiscales.

Estas recomendaciones suenan muy bien y fáciles de aceptar, exepto la última que es más de lo mismo, pensando que se puede resolver los problemas de deuda cargando contra los ricos y eliminando los paraísos fiscales.

Más impuestos son posibles, pero los correctos, y la eliminación de los paraísos fiscales, que no deberían ni existir, siempre se comenta pero parece que nadie en poder quiere hacer nada, ya que nada es lo que hacen.

En El Blog Salmón | Cómo conseguir una recuperación económica que sea sostenible y equitativa y Con o sin crisis, la riqueza del mundo y el número de ricos ha crecido Imagen | Oxfam

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio