Compartir
Publicidad
Publicidad

La madofficación de la Economía global

La <em>madofficación</em> de la Economía global
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La economía se maddofficó y no fue capaz de mirarse al espejo. Siempre le dio la espalda. Y ahora que todas las noticias e informes nos confirman que la economía global está a las puertas de una recesión severa para el próximo año, vienen los mea culpa tardíos, desesperanzados, irrisorios. La recesión que comenzó en diciembre del año pasado en Estados Unidos, y cuya existencia fue negada hasta hace un par de meses por destacados economistas, no sólo se está extendiendo a todo el planeta, sino que se está presentando como la más larga y profunda desde aquella histórica de los años 30.

Se estima que el PIB estadounidense puede caer en un 5%, que el desempleo puede alcanzar el 15% y que el desempleo global puede llegar al 10%. Comenzamos a entrar en un terreno pantanoso y habrá que estar alerta pues el campo está minado. Cualquier paso en falso, a estas alturas, puede resultar fatal. Lo demuestra el frenazo brusco, la caída a pique del precio del petroleo, así como de gran parte de los commodities.

Este año 2008 quedará marcado por el fin de la era de la plata dulce, de la ganancia fácil escondida y fraudulenta, de los casinos de apuestas al estilo Madoff, que demostraron la tesis de Warren Buffet que “cuando baja la marea se ve quien tiene el traje de baño bien puesto”. El punto es que la marea ha bajado y hemos encontrado pocos trajes de baño, pero sí abundantes cadáveres y un ambiente putrefacto.

En este vaticinio de la recesion global, la deflación se convierte en una de las principales preocupaciones y asoman las contradicciones internas del sistema. Por un lado empresas y particulares disminuyen fuertemente el gasto y con eso no hacen otra cosa que retroalimentar la crisis. Hay que dar un vuelco. Y a problemas globales, respuestas globales. Deben detenerse los despidos masivos y los gobiernos deben enfocar sus medidas en esa dirección, creando estímulos a la captación y castigos a la disminución de la plantilla. Los gobiernos deberían enfocar aqui los estímulos y castigar a las empresas que diminuyan su nómina. Si todo el mundo actúa en paralelo y coordinadamente, las peligrosas consecuencias de la crisis podrían atenuarse.

Una situación con un 10% de desempleo global no sólo es inédita sino que altamente riesgosa. Es sacar al paciente del coma y aplicarle electroshock, para reanimarlo. En China, muchas empresas han pedido a sus trabajadores no volver después de las fiestas navideñas. El desempleo es el real problema de la economía. Su auténtico cáncer. El abandono de las políticas orientadas a la disciplina del empleo le quitó a la economía su realismo. La Teoría del Valor se diluyó en pseudo-valores, Madofficándose, haciéndose engañosa y fraudulenta. Tres décadas de horror en el corazón de las tinieblas. Ahora hay una leve posibilidad de revertirla. Pero ello requerirá generosidad y coordinación, dos elementos que no son de lo más abundantes en los días que corren.

Imagen | Hape_Gera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos