Compartir
Publicidad
Publicidad

Líderes deben asumir que el desempleo es el problema central de la economía, otra visión

Líderes deben asumir que el desempleo es el problema central de la economía, otra visión
Guardar
57 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esta mañana, mi compañero de página, Marco Antonio, nos ha dado su visión del camino económico que preferiría que se siga, enfocándose en el desempleo como el problema principal. El problema con su análisis no es que el desempleo no es un problema importante, incluso el problema principal, el problema con este análisis es que, para resolver los retos económicos que tenemos delante, debemos analizarlos, entenderlos y no malinterpretar ni los problemas ni las posibles soluciones. Marco Antonio nos da declaraciones que necesitan aclaración y comentario.

Cuando dice: “el desempleo es “transitorio” como expresa la corriente teórica dominante de las últimas tres décadas”, esta frase tiene dos problemas. Primero, si se refiere al liberalismo, no veo donde el liberalismo ha dicho que el desempleo no es un problema que hay que atender, la diferencia es en cómo hay que atenderla. Segundo, se refiere a la “corriente teórica dominante de las últimas tres décadas” supongo que refiriéndose al liberalismo otra vez. El problema con esta declaración es que la “corriente teórica dominante de las últimas tres décadas” has sido el Keynesianismo puro y duro, y no hablo sólo del periodo de crisis. Los déficits públicos predominantes y las intervenciones gubernamentales generalizados y continuos desde mediados del siglo pasado son puro Keynesianos. Sólo hay que ver las cuentas públicas y el papel de los Estados en las economías durante todo este periodo y, si vamos a criticar, mejor establecer las bases correctamente antes.

Luego Marco Antonio nos declara que la gran causa de tanto desempleo, y estoy de acuerdo que hay demasiado, es que hemos dejado al mercado regularlo con la esperanza ciega de que todo irá bien. La realidad es que los presupuestos desajustados de los Estados y la falta de regulación, las causas principales del estallido de la crisis, fueron lo que nos llevaron a este camino aparentemente sin salida de alto desempleo y la “yihad fundamentalista“ que menciona es pensar que los despilfarros de los gobiernos no iban a tener consecuencias negativas graves y, no sólo eso, es aún más “yihad fundamentalista“ pensar que los continuados despilfarros de los gobiernos ahora nos van a sacar de los líos donde ellos mismos nos metieron.

Otro tema que menciona Marco Antonio es que el avance de la tecnología ha cambiado la forma de trabajar y, por lo que yo entiendo de lo que dice, esto no ha sido bueno para el desempleo y una razón “por qué este se mantendrá elevado“. El problema con esta visión es que es equivocado pensar que tenemos alternativa al cambio. Es decir, no podemos pensar que estábamos mejor antes y hubiera sido mejor quedarnos como estamos, como si eso era realmente una alternativa. La historia nos demuestra que los cambios son inevitables y constantes y lo que debemos hacer es ver cómo podemos incorporar los cambios dentro de nuestro crecimiento como personas y como economías. Por otra parte, esa visión de la tecnología es tomar sólo los cambios negativos de su impacto e ignorar los positivos, y hay muchos ejemplos de impactos positivos.

Luego nos habla Marco Antonio de que el mundo sólo se preocupó por la subida de precios “dejando variables como el empleo y el crecimiento a los dictados del mercado“. Primero, no entiendo de donde sacan los que piensan que los que nos preocupamos por los precios que sólo nos preocupan los precios. Aunque no parezca tan obvio, sigue siendo el viejo argumento de la Curva de Phillips, donde se piensa que se puede elegir entre la inflación y el desempleo. Como ya he hablado en estas páginas, si permites más inflación con el objetivo de generar más empleo y reducir desempleo, terminarás con los dos más inflación y más desempleo también. Los que nos preocupa la inflación también nos preocupa el crecimiento y el desempleo, sólo es que somos conscientes de que no se puede hacer este falso intercambio presentado por la Curva de Phillips.

Cuando Marco Antonio nos dice que “Con su objetivo de control de precios los bancos centrales dieron rienda suelta a la vorágine de los capitales especulativos“ ignora que lo que causó “la vorágine de los capitales especulativos“ no era el control de los precios sino la falta de regulación, algo que he criticado mucho en estas páginas.

Por otra parte, Marco Antonio nos apunta que la globalización ha causado unas transferencias industriales de los países más desarrollados a los menos desarrollados y, con eso, critica la globalización. Esta visión tiene dos problemas que son, primero, que ignora la necesidad de que las economías desarrolladas deben modernizarse y actualizarse e ignora la realidad de que lo pueden hacer y que lo están haciendo. Segundo, parece que quiere limitar la industrialización a los países desarrollados, supongo que dejando a los países menos desarrollados a también quedarse como estaban.

El último comentario que nos deja Marco Antonio es que, para ayudar al desempleo, “implicará olvidar algunos tratados comerciales“, supongo que diciendo que el libre comercio ha sido parte de la causa del alto desempleo. Pues tampoco. El libre comercio ha sido causa de mucho crecimiento durante muchas décadas, y eso que los sistemas de comercio internacional ni son muy libres ni están libres de proteccionismos, especialmente de los países ricos.

No hay que ir más lejos que las supuestas negociaciones de libre comercio de la Organización Mundial del Comercio (OMC), las negociaciones comenzadas en Doha, Qatar, en 2001 (la Ronda de Doha). Aquí estamos en 2011 y todavía estamos esperando que los países ricos hagan algo en favor del libre mercado. Por eso es estas páginas hemos hablado desde nuestros comienzos con artículos como, en 2005, “Vuelve Doha“, dos años después con “Reactivan las negociaciones del libre comercio“ y “Debemos esperar más de Doha“, más tarde “¡Qué sorpresa! Doha fracasó“ y hasta hace poco “Europa todavía importa poco de las Américas“ y “¿Qué hacer para aliviar la crisis alimentaria?“. A los que no les gusta los tratados de libre comercio internacionales deben estar encantados ya que no tenemos libre comercio de verdad.

Estoy muy de acuerdo con Marco Antonio que el desempleo es un problema grave y que el sufrimiento de las personas y de las familias es crítico. En estas páginas he criticado la falta de ayudas a las personas desempleadas que no deben ver sus ayudas eliminadas, al mismo tiempo que pido la eliminación del despilfarro de los presupuestos de los Estados. No obstante, para buscar las salidas sostenibles, el análisis no debe equivocar ni las causas de los problemas ni las soluciones.

Lo que debemos recordar todos, especialmente los gobiernos, es que los trabajos sostenibles los crean las empresas y los gobiernos lo que tienen que haceres mantener sus cuentas en orden, dejar de quitar capital de sector privado, quitar los obstáculos al labor empresarial y fomentar este labor empresarial. Todas cosas que he hablado mucho en estas páginas.

En El Blog Salmón | Líderes deben asumir que el desempleo es el problema central de la economía y El imparable avance del paro desde el sur al norte en España

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos