Compartir
Publicidad

Los culpables principales de la crisis, probamos otra vez

Los culpables principales de la crisis, probamos otra vez
Guardar
24 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace poco escribí en estas páginas de las conclusiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre las causas de la crisis y, no por primera vez, dije que los causantes principales de las condiciones que nos llevaron a la crisis fueron los políticios y los reguladores.

Uno de nuestros comentaristas, Ignacio, criticó el artículo e incluyo su comentario completo porque trata de temas que se ven comunmente entre nuestros comentaristas y se merece una respuesta detallada, algo que también necesitará un poco de historia:

Sorprendente. El informe del FMI habla de insuficiente regulacion bancaria, desequilibrios macro en la economia y bajos tipos de interes ¡y la culpa es de los políticos! Claro, los bancos no tienen responsabilidad en la creacion de los derivados o en conceder prestamos a quienes no debian. Y los bancos centrales no son responsables de tener bajos tipos de interes. Tampoco la ideologia neoliberal es responsable de defender un monetarismo exacerbado cuyas unicas politicas economicas eran, precisamente, las de flujos monetarios. Y los desequilibrios entre importaciones y exportaciones tambien, claro, es culpa de los politicos. Si hacen, por que hacen. Si no hacen, por que no hacen: esta claro que ellos son los malos.

¡Nunca dejes que un dato te estropee una buena tesis! Usted ya esta convencido de quienes son los cupables. Pues nada, hombre. Reinterprete cualquier cosa hasta que diga lo que usted quiere. Pero no piense que quienes le leemos somos incapaces de detectar falacias. Que no es tan dificil.

Primero, cuando uno dice que hay culpables principales no quiere decir que otros no han sido participantes en la culpa, dando apoyo entusiasta al camino y presionando para conseguir más possibilidades de ganar más dinero.

Sobre la creación de derivados y la concesión de préstamos que no debían, es verdad que fueron de la mano de las entidades financieras pero hay que recordar cómo pasó. Lo que estalló la crisis financiera fueron los problemas sub-prime (¿alguien recuerda estos?), que eran préstamos hipotecarios a personas de bajo recursos. Muchos de estos préstamos hipotecarios fueron fomentados y garantizados por entidades llamadas la Federal National Mortgage Association (Fannie Mae) y la Federal Home Loan Mortgage Corporation (Freddie Mac) (¿alguien recuerda estas?).

Fannie Mae y Freddie Mac eran entidades garantizadas por el gobierno de Estados Unidos y sus actividades fueron dirigidas por los políticos. Cuando estuvieron a punto de quebrar su gobierno les tomó con capital público, algo que ya critiqué en estas páginas. Esto pasó incluso antes de la caída del banco de inversión, Lehman Brothers, que muchos ahora culpan por el estallido de la crisis.

La otra razón por qué los préstamos sub-prime vivieron su burbuja fue porque las entidades financieras recibieron el visto bueno oficial, y los resultantes cambios de legislación, para permitirles la titulización de estos préstamos, vender estos títulos financieros a otros inversores o bancos y quitarlos del balance. Es verdad que las entidades financieras presionaron mucho a sus amigos, los reguladores, los funcionarios y los políticos en ese país para conseguir las nuevas leyes permisivas pero, la decisión final y la responsabilidad de decir si o no está en manos de los reguladores y de los políticos.

Esta actividad permitió a las entidades financieras que participaban en estos negocios a prestar más, cobrando más comisiones por los préstamos y también cobrando comisiones por la titulización y venta de estos títulos. Además, esta titulización y distribución, en teoría, tuvo el efecto de reducir el riesgo de estos de estos títulos, con el fomento entusiasta de las empresas de rating que cobraban por su visto bueno, ya que distintos préstamos iban empaquetados juntos. Esta confianza tuvo el efecto de que nadie se preocupaba de cada préstamo y del desarrollo de los pagos de cada uno de ellos. Las entidades se pasaron, por supuesto pero, repito, la responsabilidad de decir si o no está en manos de los reguladores y de los políticos.

Como dice el comentarista, es verdad que durante el desarrollo del boom el nivel de intereses se mantuvieron bajos y dice, correctamente, que los bancos centrales son los responsables. Exactamente lo que digo yo y, no sólo eso, algunos criticamos esos bajos intereses durante el tiempo del boom, y fuimos criticados por ello, incluso en estas páginas.

El comentarista critica el sistema neoliberal por su enfoque en el monetarismo exacerbado con su enfoque en los flujos monetarios. El uso del ‘neo’ suele ser para demostrar que uno es moderno, ya que decir liberal parece que no es suficiente. Es verdad que el monetarismo se basa en los flujos monetarios pero lo que busca es controlar esos flujos y no caer en la inflación. Las políticas monetarias vistas durante el boom, y criticadas en estas páginas, fueron flujos monetarios desenfrenados y en contra de lo que los ‘liberales’ decíamos. Demasiado poco entusiasmo neoliberal por parte de los reguladores.

Hay que entender el sistema financiero y cómo funciona. Si los reguladores inyectan liquidez al sistema monetario, este liquidez permite a las entidades financieras hacer más de lo que quieren hacer, más negocio y más riqueza personal. Esto tiene un efecto multiplicador, como he hablado en estas páginas cuando he explicado cómo funciona el sistema financiero.

Si los bancos centrales limitan la liquidez y aumentan el nivel de capital que las entidades financieras necesitan para cada operación financiera, la actividad financiera se frena. Las regulaciones y las leyes que permiten a las entidades financieras actuar impactan directamente en sus actividades. Estas regulaciones y las leyes están bajo el control de los reguladores y de los políticos y, aunque reciben presiones de los que quieren hacer más, su trabajo principal es saber decir no, especialmente en tiempos de boom. En plena fiesta, los políticos y los reguladores se olvidaron de esta palabra.

Tampoco hay que olvidar las actividades fiscales de los políticos durante los años del boom. Durante esa época dorada donde había relativamente bajo desempleo y alto crecimiento, muy pocos países llevaban sus cuentas bien, casi todos generando déficits en sus cuentas públicas y subiendo su deuda estatal y eso cuando tenían ingresos históricos. Estos déficits fueron muy criticados por algunos de nosotros pero, como dije antes, es casi imposible frenar el júbilo en plena fiesta. Los culpables de llevar estas políticas fiscales desastrosas fueron los políticos aunque hoy es fácil y conveniente culpar a los sistemas financieros por todo. Las entidades financieras ya tienen sus culpas, pero estos no son las suyas.

Estos flujos fiscales, acompañados por los altos flujos monetarios y la baja regulación echó combustible al fuego del boom que aseguraba el exceso y una crisis aún más aguda, cuando esta llegara.

El comentarista habla de los desequilibrios entre las importaciones y exportaciones, el comercio internacional, y cuestiona que estos desequilibrios sean la culpa de los políticos. Pues si, ¡son la culpa de los políticos! No hay que ir más lejos que las negociaciones internacionales de comercio entre los políticos. Estos han hablado durante años sobre la Ronda de Doha (¿alguien recuerda esta?). Estas negociaciones comenzaron en Doha, Qatar, en 2001, ¡2001, hace diez años!, y los políticos alrededor del mundo todavía están esperando que todos los otros países cedan en sus pretensiones y acepten lo que nosotros queremos y esos políticos están haciendo igual.

Los políticos tienen cosas que deben hacer y otras cosas que no deben hacer y he hablado en estas páginas de los dos de estos.

Al final, el comentarista dice ¡Nunca dejes que un dato te estropee una buena tesis!, pues estoy de acuerdo, aunque…

En El Blog Salmón | El FMI nos da su análisis de las causas de la crisis y ¿Quien es el culpable de la crisis financiera?
Imagen | artemuestra

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos