Compartir
Publicidad

'Salvados' pone el dedo en la llaga económica: el despilfarro con ‘chiringuitos’ públicos

'Salvados' pone el dedo en la llaga económica: el despilfarro con ‘chiringuitos’ públicos
46 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Casi un año empujando a una bola de nieve que se hace cada vez más grande. Es lo que se ha estado haciendo en España por las administraciones públicas con los ‘chiringuitos’ creados en los tiempos de bonanza. Ayer, Jordi Évole puso en su programa ‘Salvados’ el dedo en esta llaga económica que lastra el futuro de nuestro país. Empresas públicas y organismos creados ‘ad hoc’ por gobiernos para colocar a militantes, afines o familiares y que, en muchos casos, tienen escasa o nula utilidad. Es ahí donde hay que recortar mucho antes que en otros gastos delicados y que pueden lastrar aún más la recuperación.

Dejemos margen de que Évole tuvo especial predilección por las administraciones gobernadas por el PP, haciendo caso omiso, por ejemplo, a los escandalosos casos de Andalucía o de otras comunidades y ayuntamientos. Dejemos eso a un lado y vayamos al núcleo de la cuestión: en España sigue habiendo una cantidad enorme de ‘agujeros negros’ económicos que, pese a la situación tan delicada y el endeudamiento brutal, siguen funcionando.

Uno de los aspectos más escandalosos que se pone de manifiesto es que no hay cifras oficiales que indiquen la realidad de estas empresas públicas. Un oscurantismo que concluye en la inexistencia de datos fiables que indiquen, realmente, el número exacto de organismos creados en los últimos años. Hay estimaciones que hablan, tal y como comentaba el periodista Antonio Ruiz en el programa, de más de 140 en el Estado, más de 400 en las comunidades autónomas y unas 1.400 en los ayuntamientos.

Aún siendo estimaciones, resulta una cifra vergonzosa, habida cuenta de que, como aseguraba a principios del año 2012 la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santa María, hay muchos de ellos que no tienen una función clara o que tienen un consejo de administración y un conjunto de directivos más nutrido que la propia plantilla.

Sueldos que suponen el 90% del presupuesto de esos entes públicos, cargos relacionados con el partido en el gobierno recolocados como gestores en cualquiera de esos ‘chiringuitos’, gerentes de sociedades absolutamente prescindibles que llegan a cobrar una cuarta parte de la asignación a éstas; amigos, familiares y afines de las formaciones políticas colocados a dedo sin función alguna y con salarios abultados...

Es aquí donde hay que recortar. Que la situación financiera de este país es insostenible, no se puede poner en duda en ningún momento, a la luz de la enorme deuda pública que no deja de crecer, de la soga de los intereses (casi 40.000 millones para pagarlos en 2013)... Sin embargo, da la sensación como si se siguiera empujando a esa bola de nieve haciéndola cada vez más grande y aplastando, en su camino, la economía.

Lo más lamentable no es que en España se haya recortado en gastos tan delicados como Sanidad y Educación o se haya abordado el debate sobre un sistema de pensiones con muchas dudas en el horizonte... Lo lamentable es que se haya hecho mucho antes que el cierre de todos estos ‘chiringuitos’, los señalados con el dedo por Évole y otros muchos más, que siguen siendo un agujero negro económico sin control alguno.

Más información | Programa completo de 'Salvados' En El Blog Salmón | El Consejo de Ministros quiere limitar los salarios de las empresas públicas, Alemania nos manda al cobrador del frac para ver las cuentas y arrancar con las privatizaciones Imagen | Andres Rueda

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio