Publicidad

Las tres grandes integraciones europeas que deberían llegar esta década

Las tres grandes integraciones europeas que deberían llegar esta década
9 comentarios
HOY SE HABLA DE

Desde la creación del BCE el 1 de junio de 1998 no ha habido grandes pasos en la integración europea. En dicha ocasión los Estados que decidieron pasar a formar parte del club del Euro decidieron ceder soberanía, bastante soberanía, a una institución común.

Es verdad que desde entonces se han dado algunos pasos, como la creación del MEDE, el ESM o el muy reciente acuerdo de un Fondo de rescate para el Covid-19, que implica la emisión de eurobonos. Pero todas esas integraciones han sido forzados por la situación, no parte de un plan como cuando se decidió crear el Euro.

Todas estas decisiones reactivas dejan claro que tendría que haber un impulso al proyecto de integración en otros aspectos, porque la integración monetaria de manera aislada genera problemas que los Estados de forma independiente tienen muy complicado resolver. Quizá en los próximos diez años veamos algunas integraciones más ambiciosas y desde luego esperemos que sea así.

Armonización fiscal de sociedades

Jumpstory Download20200729 074723

En principio que cada Estado de la UE tenga diferentes impuestos de la renta o de IVA no afecta mucho a la integración. Sí, puede hacer que haya gente que se desplace de un Estado a otro buscando impuestos más bajos, pero no afecta especialmente a los Presupuestos nacionales.

Sin embargo que no haya un impuesto de sociedades común sí que es grave. Al final, al tener un mercado único, una multinacional que quiera operar en la UE puede establecerse en cualquier país y facturar sus servicios desde la sede. Y aquí es donde hay grandes diferencias y mecanismos ingeniosos para minimizar la factura fiscal.

Esto acaba creando una competencia fiscal y acuerdos especiales que, en principio, favorecen a ciertos países en detrimento de otros. Luxemburgo, Países Bajos e Irlanda están en el punto de mira, no solo por tener impuestos de sociedades bajos, sino por favorecer acuerdos especiales con ciertas empresas y permitir mover dinero a las empresas a otros países sin fiscalizar, lo que permite estrategias que, aunque les beneficia a ellos, perjudican a la UE en su conjunto.

La Comisión Europea lleva muchos años intentando una armonización fiscal. Y en la próxima década debería acabar funcionando. Al igual que el sur de Europa debe entender que necesita hacer reformas que impulsen sus economías, estos países deben entender que la armonización fiscal, aunque dolorosa a corto plazo, será beneficiosa a largo.

Seguro de desempleo europeo

Jumpstory Download20200729 074756

Si hay algo importante en los seguros es que, cuanto más grande es el número de clientes, mejor funcionan, ya que excepto en casos de un shock que afecte a todos los clientes la solvencia se incrementa.

En el caso de los seguros de desempleo está claro que un seguro a nivel europeo sería una buena idea. Es cierto, hay países con bajas tasas de paro que no estarían dispuestos a financiar a los países con mayores tasas de paro, y por tanto estos últimos tendrían que hacer reformas en sus mercados laborales para reducir al menos su tasa de paro estructural.

Una vez hecho esto, integrar el seguro de desempleo sería una buena herramienta para combatir los déficits fiscales de ciertos países y por otro lado proteger mejor a los trabajadores. ¿Sería posible lograrlo? Si se asumen las reformas en los países con mayor tasa de paro podría ser. Y parece que la crisis del coronavirus podría ser un impulsor de este tipo de medidas.

Sistema de pensiones europeo

Jumpstory Download20200729 074815

Lo mismo que con el desempleo, los sistemas de pensiones cuanto más grandes mejores. Y sería una buena idea ceder esta competencia a la UE. Esta es la idea más complicada de todas, debido a que las pensiones requieren muchos fondos y generan expectativas a largo plazo entre los contribuyentes.

Para que esto fuera posible habría que armonizar el sistema de pensiones europeo, cotizaciones, edades de jubilación y un largo etcétera, pero como digo sería una buena idea pues el sistema sería más robusto. Además una institución como es la UE podría controlar de forma más sencilla que el sistema sea sostenible, sin tener presiones locales que impiden hacer reformas necesarias.

Realmente de estas tres reformas la primera (armonización fiscal) es la más viable, siendo la segunda quizá posible por la situación en la que nos encontramos. La tercera es complicada, a no ser que se cree un grupo de países que lo vea posible y al igual que con el Euro, no sea cosa de todos los Estados sino de un conjunto de ellos.

Lo que está claro es que la integración monetaria necesita, para funcionar, otras integraciones que no hemos tenido en Europa. Si queremos estar evitando que cada pocos años haya crisis y poniendo parches podríamos empezar por hacer estas reformas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios