Compartir
Publicidad
Publicidad

El negocio de los coches siniestrados

El negocio de los coches siniestrados
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Navegando por Pop MK me llama la atención un post, o más bien un minipost. En el mismo, el autor indica como le han dejado su parabrisas publicidad acerca de una empresa que se dedica a comprar coches siniestrados, para su posterior venta y reparación. Deduzco que le sorprende luego esos coches puedan tener salida, que haya alguien que se atreva a comprarlos. Pero lo que más le alucina, es lo acertado del nombre de la empresa, elostion. Respecto a lo primero yo también me sorprendo de que se sorprenda. Y es que conozco ese tipo de negocios desde al menos hace 15 años. Y supongo que ya existían muchísimo tiempo antes. Su nicho está claro. Es una buena opción para aquellos propietarios que han tenido la desgracia de sufrir un accidente, a los cuales no les interesa o no reparar el vehículo. Sus precios son mejores que los que en ocasiones ofrecen los concesionarios, que por otro lado lo condicionan a la adquisición de u coche suyo. Y desde luego se le saca más rentabilidad que entregándolo en un desguace. A partir de ahí, su misión es repararlo y venderlo. En los talleres que he conocido dedicados a dicha actividad, normalmente preferían venderlo aún sin reparar, para que el comprador se cerciorase de su estado. Sin ser un experto en mecánica ni chapa, me parece de lo más ético. El comprador sabe lo que comprar, y a que se arriesga. Hay veces que los golpes realmente no son tan graves, aunque formalmente sean aparatosos. En otras son grandes y hay que meterlos al torno. Veo como en la web de esta empresa funcionan de un modo similar, mostrándote el aspecto previo del coche que compras.

Cuando en Pop Mk se sorprenden de que haya salida para estos "subproductos" quizás les alucinaría más saber que las empresas que conozco que se dedican a ello tienen un éxito total, y funcionan francamente bien. Y desde luego, son mucho más éticas que los múltiples concesionarios que venden como vehículos de demostración o similares, coches que han tenido importantes daños.

Respecto al nombre, que consideran acertado, a mi me parece que puede resultar vacilón, pero que a largo plazo no le hace justicia. Insisto en que no todos los vehículos tienen golpes tan graves como para calificarlos como ostiones. Así, conozco empresas de renting, que en modelos que estuviesen próximos a ser retirados de su stock, si sufrían un pequeño golpe de chapa, solían vendérselo a este tipo de talleres, que también les hacían el mantenimiento.

Insisto, en el futuro el nombre no le hace ningún bien a la empresa, por muy gracioso que resulte ahora.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos