Compartir
Publicidad

General Motors pendiente de un hilo

General Motors pendiente de un hilo
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ha sido la apertura de los informativos de medio mundo: Hoy General Motors ha anunciado que se encuentra en suspensión de pagos.

A partir de ese momento muchas han sido las informaciones que se han dicho, algunas verdad y otras falsas, por lo que vamos a intentar escudriñar un poco más la verdad de todo lo que se ha publicado para así poder valorar la situación en su conjunto. Para ello debemos empezar desde el principio.

La crisis en el sector automovilístico en Estados Unidos era evidente, General Motors había ideado con el Departamento del Tesoro (como el Ministerio de Economía para nosotros) un plan en que gracias a unos 25.000 millones de dólares la empresa podría salvar estos momentos tan complicados. Todo esto enmarcado dentro del llamado Plan Obama. Desde ese momento General Motors intentó salir adelante, pero llegó un punto de quiebra técnica debido a la movilidad de sus stocks, por lo que decidió en conjunto acuerdo con el mismo Departamento del Tesoro, llegar a un acuerdo con sus acreedores.

El extraño concurso de acreedores que intentaron firmar era algo muy sencillo; ofrecían a sus acreedores los 27.000 millones de dólares de deuda que les debían en bonos de la compañía por el 10% del valor total de la misma, es decir, no serían dueños de la empresa pero estarían financiando una posible salida de este mal momento gracias a que la firma tuviera que dejar de pagar las deudas que tenía contraídas con ellos como acreedores. Finalmente este pacto tampoco llegó, ya sólo quedaba una solución, al suspensión de pagos.

La suspensión de pagos finalmente se presentó esta mañana. No sólo a tenido la repercusión mediática habitual por ser una de las empresas industriales más importantes del mundo, además y debido a las normas del Dow Jones, General Motors como empresa en suspensión de pagos es retirada inmediatamente de dicho mercado para que no se vean sus acciones vendidas en masa; por lo que ha dejado su hueco en dicho parquet.

A partir del anuncio esta mañana muchas han sido las informaciones, pero podemos decir que las que han sido confirmadas son las siguientes:

  • Es Tesoro de Estados Unidos apoyará con 30.000 millones de dólares más a la empresa para que salga de su situación de quiebra técnica.
  • El Estado norteamericano con esta cifra pasará a controlar alrededor del 65% de la de firma. Sin olvidar que el Estado Canadiense posee casi otro 10%.
  • Obama ha anunciado que pese a estos dos datos, ellos como entidad pública no tomarán las decisiones oportunas para la reactivación de la compañía, serán lo propios consejeros los que la deban sacar adelante
  • General Motors venderá Opel a Magna y tendrá que cerrar acuerdos de venta por las marcas menos rentables hasta la fecha como son Hummer, Saturn y Saab.
  • Se cerrarán unas 14 plantas, todas ellas en Estados Unidos en las que actualmente su producción les sale muy costosa para conseguir una reducción de los costes fijos. Si en un momento dado la producción aumenta podrían escalar la producción abriéndolas de nuevo.

Además de todo estos datos, se sabe que este plan de reestructuración competo tendrá connotaciones jurídicas, ya que una de las demandas del Departamento del Tesoro es que toda esta reforma se hará fiscalmente desde otra nueva sociedad, que aunque mantenga el mismo nombre comercial, General Motors, sólo aglutinará a los trabajadores, marcas y empresas del grupo con las que se queden. Es decir, van a vender todo y crear una nueva sociedad con lo que conserven. Las marcas con las que se quedan por tanto serán: Chevrolet, GMC, Cadillac y Buick. Son las más rentables por lo que la decisión ha sido bastante consensuada según ha informado su consejo de administración a medio día.

Las palabras de Obama y ante toda esta maraña de situación han sido:

La liquidación de General Motors hubiera supuesto un desastre

Y es que, General Motors, ha sido el mayor filón productivo industrial de Estados Unidos por mucho tiempo; una pérdida de ambas empresas así como la llegada de un gigante inversor extranjero que tomara el control podría ser algo ciertamente perjudicial para Estados Unidos como Estado que no sólo perdería desarrollo tecnológico sino además cientos de millones de dólares de matemática fiscal.

A partir de ahora la solución no es sencilla. Deberán llegar a acuerdos con las empresas de las que se quieren deshacer, acuerdos que les sean rentables que es aún más complicado, y empezar a llevar a cabo la reestructuración interna. Algo bueno para ellos es que se espera que a finales de este año la crisis en Estados Unidos empiece a remitir, por tanto la demanda de automóviles vuelva a darles cierto apoyo económico y ellos puedan recuperarse de lo que un día fueron. La más potente empresa de automoción del mundo.

Vía | expansión, elmundo Imagen | iwona_kellie

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos