Publicidad

La batalla de Blackberry no será tan fácil de ganar

La batalla de Blackberry no será tan fácil de ganar
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Ha frenado el desplome, con un peaje muy alto, pero aún sigue sin lograr el objetivo de la rentabilidad. La batalla de Blackberry por volver a números negros no está siendo tan sencilla como invitaba a pensar el cambio producido. Las nuevas pérdidas del tercer trimestre siguen demostrando que más allá de frenar la caída, lo complicado sigue siendo enjugar los números rojos.

4.500 empleos ha sido el principal (y duro) peaje pagado por la compañía en esta batalla por readaptar su negocio a su lugar en el escenario tecnológico global. Ahora su batalla es otra: reducir el tamaño y centrar sus productos en lo que mejor saben hacer, los servicios a empresas. Pero, ese trabajo sigue sin desembocar en resultados más allá del torniquete para frenar la hemorragia.

Y prueba de que aún queda mucho por hacer es el resultado del tercer trimestre. Pérdidas netas de 148 millones de dólares y un ingreso de 793 millones de euros. Las primeras se han reducido a una décima parte respecto a las del mismo periodo del año anterior, pero siguen pesando. En cuanto al volumen de negocio, no ha dejado de reducirse más allá de las previsiones (las ventas de móviles no fueron las esperadas).

Su prioridad absoluta debería ser esta última métrica: los ingresos. Han reducido los costes de las ventas a menos de la mitad en un año, lo que ha permitido un margen bruto del 51,7% (el año anterior fue del -106%). Han recuperado un flujo de caja positivo, lo que da músculo económico para el futuro. Pero, aún así las pérdidas no desaparecen.

Es cierto que la mayor debilidad en las ventas de smartphones es el principal lunar. Pese a que el objetivo a medio y largo plazo es reducir el peso de este segmento (en beneficio de los servicios concretos a empresas), éste no deja de ser fundamental. Por eso, las esperanzas están depositadas en dos nuevos modelos de teléfonos presentados por la compañía.

En esencia, Blackberry se ha salvado de la quema inmediata. Su rápida reacción ha permitido frenar la hemorragia. Ahora, el reto es lograr la sostenbilidad. Y no va a ser fácil.

En El Blog Salmón | Blackberry y su batalla por hacerse pequeño... y rentable Imagen | johncatral

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir