Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Salvamos a Lois?

Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Supongo que a aquellos que hayan pasado de la treintena les habrá ocurrido, más o menos, lo mismo que a mi. Ha sido oír que Lois se liquida, cierra, que esta kaputt y sentirse como si te contasen que aquel viejo amigo al que ya no veías pero añorabas, aquel compañero de aventuras que marcó tu vida, paso al otro barrio como consecuencia de una larga y penosa enfermedad. Y en este caso no es una figura literaria. La agonía de Lois ha sido larga, con dos avisos (1992 y 2006) en forma de suspensión de pagos. Y como sucede en el mundo taurino, al tercer aviso se acaba.

Frente a la muerte de la marca de nuestro animal totémico se ha desatado un movimiento en internet, del que se hace eco Territorio Creativo, que busca generar ideas, aprovechar la energía de la web 2.0 para resucitar al toro de Lois. Muchos pensarán que si se logro indultar al Toro de Osborne cabe desfibrilar al astado de los vaqueros. Sin embargo me temo que el tema es más complejo.

El toro de Osborne estaba amenazado por los políticos y los burócratas. La marca, la empresa, pervivían. En este caso quien ha acabado con la empresa textil valenciana ha sido el mercado, la gestión de sus directivos, etc. se trata de una muerte natural, consustancial al desarrollo de las marcas, y por tanto la solución no va a ser tan sencilla como lograr forzar la voluntad del amo del Boletín Oficial del Estado. Pero la cosa no acaba ahí.

Existe una cierta confusión en cuanto a las marcas. Curiosamente, algunos señalan que las marcas más destacadas de Saiz Merino, entre ellas Lois, fueron traspasadas a empresas radicadas en Madeira, lo que llama poderosamente la atención, ya que ocurrió en el 2005, justo antes de la última suspensión de pagos. Me asombra que el tema salte ahora y no entonces, cuando esta claro que este era un tema capital en la valoración y viabilidad de una empresa como Lois. Sin embargo, y en una muestra de como la familia y los negocios no mezclan bien, los problemas con las marcas pueden venir de mucho más atrás. Si os fijáis en esta noticia, ya se recoge un galimatías jurídico-comercial considerable en cuanto a los derechos de uso de las marcas en función de los mercados.

Si la marca no va aneja a la empresa, me temo que las posibilidades de reanimación taurina se apagan. Descansa en paz, Lois.

Vía|Territorio Creativo Más información|Rescatar a Lois, Facebook Enlace|Vídeo original Google Video

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos