Compartir
Publicidad

119.000 millones de euros anuales siguen esperando que se recojan

119.000 millones de euros anuales siguen esperando que se recojan
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace tiempo hablé en estas páginas en "€35.000 millones esperando que se recojan" donde comenté de "...la decisión de que quieren recoger los €35.000 millones en billetes que están en el suelo listos para ser recogidos" y vemos que los miles de millones siguen esperando que se recojan.

Estos días se están reuniendo representantes de la Unión Europea (UE) y de Estados Unidos para llegar a un acuerdo sobre un tratado de libre comercio de estos dos monstruos de la economía mundial. Aparte de las muchas críticas que se oyen en contra de los impactos negativos de la liberalización del comercio internacional, los que más gritan no necesariamente tienen más razón y los claros beneficios del libre comercio parece que no cuentan tanto como estos gritos.

La UE habla del Estudio del Centre for Economic Policy Research (PDF) que calcula el nivel de ganancia económica que se generaría si se acordara un acuerdo ambicioso e integral liberalizando el comercio y la inversión transatlántica. Estiman que los beneficios económicos en su conjunto para la UE sería un incremento del Producto Interior Bruto (PIB) de €119.000 millones al año y el incremento del PIB de Estados Unidos se estima en €95.000 millones al año. Dicen que esto se traduce, en promedio, en €545 más de renta disponible cada año para una familia de cuatro personas en la UE y €655 por cada familia estadounidense.

Adicionalmente, estiman que la liberalización del comercio entre la UE y los EEUU también tendría un impacto positivo en el comercio mundial fuera de estos la UE y de EEUU, con el aumento del PIB en el resto del mundo de casi €100.000 millones.

El acuerdo que se plantea que, conociendo a los políticos no será el que resulte, incrementaría las exportaciones europeas a EEUU un 28%, equivalente a €187.000 millones, y, en total, la exportaciones subirían 3% y 8% en Europa y EEUU, respectivamente, que vendría prioritariamente, aunque no sólo, por la reduccion de los aranceles.

En principio, el incrementado nivel de actividad económica y las mejoras en productividad beneficiarían los mercados laborales, tanto en mejoras de sueldos y ampliando oportunidades laborales. No obstante, estos beneficios resultarán más en esos países donde se ven flexibilidad laboral y productividad, algo que no es tan claro en España. También existirá la necesidad del movimiento laboral, aunque no proyectan que este movimiento sería significativo y lo estiman de entre 0,2 y 0,5% de la fuerza laboral europea, manteniéndose dentro de los niveles normales de movimiento laboral en una economía dinámica.

Finalmente, dicen que el incremento en la actividad económica tendrá impactos limitados en las emisiones de CO2 y sobre el uso sostenible de los recursos. En esto no lo veo tan claro, con la historia que tenemos los humanos de infravalorar estos temas.

En debates sobre el libre comercio, las únicas voces que se oyen son las de los grupos que más pueden ver su situación perjudicada. Como los beneficios, que son sustanciales, están distribuídos a la economía en general y a muchos grupos, los que se benefician no se oyen. Como ya he dicho, los que más gritan no necesariamente tienen más razón y los claros beneficios del libre comercio parece que no cuentan tanto como estos gritos. Por eso temo que no llegará acuerdo o el que llegará será uno descafeinado.

En El Blog Salmón | España está baja en competitividad, y empeorando y España exporta demasiado poco

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio