Compartir
Publicidad

Cómo favorecer el fraude fiscal: eliminando la deducción por alquiler en vivienda en el IRPF

Cómo favorecer el fraude fiscal: eliminando la deducción por alquiler en vivienda en el IRPF
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El siguiente varapalo que se llevan las exiguas rentas medias y bajas y que golpea más duro a los más jóvenes es la eliminación de la deducción por alquiler en vivienda habitual. Hasta ahora, tenemos una deducción por alquiler estatal y diferentes deducciones autonómicas por el alquiler de vivienda habitual, siendo la de mayor importe la deducción autonómica de Madrid que supone para menores de 35 años unos 840 euros anuales (si pagan más de 4.200 euros/año de alquiler).

La principal ventaja que tiene esta deducción por alquiler es el incentivo a los inquilinos a solicitar la "legalidad" de los contratos, a declarar los importes pagados en renta y por tanto, a que el arrendador tribute por estos ingresos en su propio IRPF al llevar una importante reducción sobre los rendimientos netos, a pesar de ser una deducción bastante regresiva. Esta es la deducción que genera cuotas positivas tributarias, por el mero equilibrio de incentivos y que ha bajado sustancialmente los alquileres estimados en negro sobre vivienda que eran opacos para Hacienda. Ahora, el Ministerio de Economía ha decidido eliminar esta deducción que le costó a Hacienda 378 millones de euros en el año 2011 sin considerar los tramos de las deducciones autonómicas propias pero que en simultáneo se declararon más de 3.200 millones de euros de reducción en alquileres de vivienda (esto implica ingresos superiores a los 4.000 millones de euros y un efecto tributario estimado a la baja de 700 millones de euros de recaudación). A partir de 2015, el alquiler deja de deducir para todos, por lo que el efecto tributario será mayor para aquellos jóvenes con rentas bajas que la venían aplicando.

No sé cómo calificar realmente esta eliminación ni la política que busca el Gobierno con esto, pero el caso es que aquí están sumando dos factores para que los alquileres vuelvan a la economía sumergida. La primera es la subida en las tributaciones para los arrendadores, que es importante en el caso de jóvenes con rentas bajas y la segunda, que eliminar la deducción por alquiler, resta el incentivo que tienen los inquilinos a que dicho contrato tribute.

No me va a extrañar nada que un sistema de deducciones sobre el alquiler que consigue aflorar rentas ocultas como el actual, empuje a la economía sumergida en los alquileres de vivienda tal y como pasaba hace años a todos aquellos que puedan "negociar" el precio del alquiler sobre el factor de declararlo o no. Montoro, eres un genio generando fuentes tributarias opacas.

En El Blog Salmón | Reforma fiscal

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio