Compartir
Publicidad

Cuando la realidad aprieta y los afectados cambian las leyes

Cuando la realidad aprieta y los afectados cambian las leyes
39 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Llevamos unas semanas muy interesantes, ya que estamos viendo como negocios tradicionalmente muy rentables y con importantes conexiones con el poder no son capaces de mantener sus beneficios debido a que la realidad cambia. ¿Y cuál es la salida? ¿Adaptarse o morir? No, más bien pedir nuevas leyes que les protejan. Voy a poner dos ejemplos.

El primero es sobre la mal llamada tasa Google. Los medios de comunicación tradicionales quieren que les compensen por enlazarles en los agregadores de noticias. La idea es que Google News les pague, pero realmente Google News es un producto sin publicidad y que además les lleva muchos visitantes. El efecto colateral es que negocios españoles como meneame podrían desaparecer si la ley se aprueba tal cual.

Lo más divertido del asunto es que podría afectar, dependiendo de la redacción final de la ley, a blogs que ponen enlaces, a Twitter o Facebook... justo cuando todos los medios tienen en sus páginas atajos para compartir las noticias en estas redes sociales. Es todo un despropósito que quieran el dinero de webs que les están proporcionando tráfico y por tanto ingresos publicitarios.

La realidad de los medios tradicionales es que tienen estructuras de costes muy altas y sus productos tienen una calidad equivalente a nuevos medios más baratos, que pueden vivir con menos ingresos. No han sabido adapatarse a la nueva realidad en la que un aficionado a la política hace en sus ratos libres mejores crónicas que los periódicos tradicionales.

Voy a poner otro ejemplo, ya que alguien podría pensar que somos parte interesada en el asunto de los medios. El otro día César Alierta, presidente de Telefónica, advertía de que los servicios Over the Top (por ejemplo, Whatsapp, Facebook, Google, es decir, servicios finales que hacen uso de la red pero no son parte de ella) serán regulados.

Los operadores están muy preocupados. Antes ellos proporcionaban las redes y los servicios (llamadas, mensajes, etc.). Ahora prácticamente sólo las redes, ya que la gente se comunica con herramientas de terceros. Y esto es, simplemente, porque los operadores no han sabido adaptarse. No han sabido ofrecer los servicios que demandaba el público a unos precios razonables. El declive del SMS es un gran ejemplo, ya que tenían una posición dominante (universal, instalado en todos los teléfonos, sencillo) pero murió por los precios tan altos que tenían (¿quién se atreve, incluso hoy en día, a mandar un MMS?).

Seguramente la regulación a la que apunta Alierta es a que los proveedores de servicios OTT paguen a los operadores por uso de su red. Esto es muy divertido, porque los usuarios finales ya pagamos por el uso de la red pero quieren cobrar dos veces.

Esto son un par de ejemplos claros de cómo empresas que en su día fueron muy importantes usan sus conexiones políticas para cambiar las leyes en lugar de adaptarse a la nueva realidad. Y el problema es que todo esto es en detrimento del consumidor, ya que al final los servicios nuevos que tienen éxito y por tanto son demandados verán dificultada sus operaciones debido a que tienen que transferir rentas a los negocios en declive.

En El Blog Salmón | La próxima reforma de la Ley de Propiedad Intelectual: cómo morder la mano que te da de comer

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio