Compartir
Publicidad

¿El cine subvenciona al Estado por la subida del IVA? No, el cine sigue siendo un sector subvencionado

¿El cine subvenciona al Estado por la subida del IVA? No, el cine sigue siendo un sector subvencionado
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy vamos a darle una clase práctica de impuestos a El Confidencial, que parece ser que ahora se dedica a patrocinar artículos interesados pro-subvenciones y pro-bajadas de impuestos indirectos a cambio de más subvenciones. Si tienen a bien leer este artículo, podrán ver cómo haciendo las cuentas del Gran Capitán llegamos a la cuadratura del círculo para concluir que el cine español ha pasado de ser un sector subvencionado (subvenciones directas que recibe) pasa a ser un pagador neto de impuestos.

Semejante torrente literario se basa en la comparativa entre el IVA teórico recaudado por las salas de cine españolas y las subvenciones recibidas por el sector entre el 8% y la posterior subida al 21%. La conclusión es clara: desde que el IVA está al 21%, el IVA recaudado ya supera a las subvenciones que recibe el cine. Aquí la primera mentira y gran error, dado que el IVA NO LO PAGAN LAS SALAS DE CINE, lo PAGAN LOS ESPECTADORES y las subvenciones no las reciben los espectadores sino el sector del cine. Y sí, lo pongo con mayúsculas puesto que el IVA siempre recae sobre el usuario final, por tanto, esa recaudación de IVA es completamente independiente de las subvenciones que recibe el sector. Pero vamos a ir un paso más allá.

La recaudación bruta y neta de IVA, la gran diferencia

Según el firmante del artículo, el total del IVA recaudado por la venta de entradas, termina en la caja estatal. Eso no es ni bueno, ni malo, es mentira, dado que las salas de cine a su vez, se deducen el IVA que soportan (como todas las empresas del régimen general del IVA), y por tanto, la cantidad real que llega a las arcas públicas es muy inferior a la calculada en el artículo. Ejemplo sencillo, un cine vende 1.210 euros de entradas en un mes (210 euros de IVA) y paga un alquiler de 605 euros/mes (105 euros de IVA). Esta sala ingresa realmente en las arcas públicas 105 euros en concepto de IVA no 210.

Por este motivo, una cosa es la base imponible bruta de la recaudación del IVA, que está intímamente ligada con la actividad económica y la recaudación neta del IVA. Como vemos, si hacemos las cuentas del gran capitán, llegamos a la conclusión que queramos.

Las subvenciones ocultas al sector ¿esas no cuentan?

Todo el segmento audiovisual goza de una serie de deducciones y bonificaciones en el impuesto de sociedades, que realmente genera que rara vez estas empresas paguen impuestos directos, salvo éxitos rotundos en pantalla con millones de espectadores. Véase por ejemplo las dotaciones por deterioro de películas y fondos cinematográficos. Curioso dato que en el artículo no aparece por ninguna parte tampoco.

Está claro que es un sector subvencionado, el cual se ha visto perjudicado por la subida del IVA, al caer su consumo, pero también está meridianamente claro que la recaudación indirecta por IVA no es magnitud conmparable con las subvenciones del sector, puesto que no son vinculantes ni cobra y paga la misma persona jurídica.

Por último, es maravilloso ver cómo en el artículo se apuntan en el cine español, los éxitos de la recaudación por películas extranjeras, porque este mecanismo es tan simple como coger un caso para hacer extenderlo a todas las películas producidas. Por último, lo que es vergonzoso, es tener sectores subvencionados y que cada Gobierno use el dinero público para favorecer a unos y otros sectores cogiendo la bandera del interés cultural, educativo o que cada uno quiera en cada momento. Al fín y al cabo, esto lo pagamos entre todos y le dinero público sigue sin tener dueño.

En El Blog Salmón | Subvencionando el cine español, ¿para qué?, Si vamos a subvencionar al cine español, que sea de esta forma Imagen | Ludita

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos