Compartir
Publicidad

El gran Pacto Social: análisis de los acuerdos en materia industrial

Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad


En todos estos días, estamos asistiendo a la firma del gran Pacto Social entre el Gobierno y los agentes sociales que culminó ayer con la rúbrica del documento por parte de los intervinientes. Este acuerdo pivota sobre cuatro puntos clave; el primero de ellos, la reforma de las pensiones que ya hemos fijado cómo afecta a los ciudadanos de a pie.

En el resto de puntos, contempla las políticas activas de empleo y una serie de acuerdos para la mejora industrial y aspectos de mejora de innovación. Dada la importancia de dicho documento, debemos analizar cada una de las propuestas que se plantean para estimar su efectividad futura en nuestro tejido económico.

Medidas revitalizadoras del tejido industrial


Este acuerdo consta de 16 puntos (PDF) encaminados a la mejora del tejido industrial. De estos puntos, la inmensa mayoría no dejan de ser palabras bonitas vacías de contenido y realmente, propuestas concretas existen muy pocas. Me quedo con las siguientes:

Entre estas medidas de apoyo financiero estará reforzar el marco de financiación de las empresas industriales de menor dimensión (...) En este ámbito, se potenciará la función que realiza tanto la Empresa Nacional de Innovación (ENISA) como la Compañía Española de Reafianzamiento (CERSA) como instrumentos de apoyo a las pequeñas y medianas empresas.
Este plan de apoyo se basa en una línea de avales de 84 millones de euros que está dirigido fundamentalmente a la administración pública. Cuantía insuficiente, destino dudoso y efectividad real casi nula. Obviamente, una gota en el océano que no sirve absolutamente para casi nada.

Las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información son un sector clave por su gran capacidad para innovar, invertir y seguir generando crecimiento y empleo, por lo que es necesario impulsar el uso, la calidad y conectividad de las redes.
Con esta medida, me río por no llorar. Básicamente, si analizamos despacio la legislación que está en trámite relativa a la Ley de Economía Sostenible y fundamentalmente la Disposición Final 2º, la Ley Sinde. Con esta ley, la innovación en la sociedad de la información la estamos echando fuera de España, dado que las empresas de internet están totalmente vendidas con la inseguridad jurídica que se crea en pro de la defensa más que dudosa de los derechos de autor pasando por encima del poder judicial.

Internet va a ser clave en los próximos años y nosotros nos disponemos a dilapidarlo con una legislación a medida que impedirá el establecimiento de empresas en la red. Este punto se le ha olvidado a nuestros agentes sociales y a nuestro Gobierno cuando han redactado este acuerdo.

Las partes coinciden en la necesidad de incorporar en el PIN2020 una nueva actuación, dirigida a reflejar el Plan de Acción para la Reducción de Cargas Administrativas.
Las frases de siempre con los mismos resultados. La reducción de cargas administrativas es una necesidad de primer orden, pero a día de hoy, por ejemplo, seguimos con balances duplicados en las empresas entre el impuesto de sociedades y el registro mercantil por ejemplo. ¿tan difícil es armonizar ambos documentos y que sirvan para lo mismo? Sobre nuestras telecomunicaciones, me remito a los estudios de velocidad precios del ADSL comparada con el resto de Europa. Sin comentarios y esta mejora es una prioridad desde el año 90 y por ahí andamos todavía.

El Gobierno y los interlocutores sociales convienen en la necesidad e incorporar criterios que permitan establecer de forma objetiva el carácter estratégico y/o prioritario de los sectores, consideración que habrá de ser objeto de revisión en el tiempo.
Lo que se traduce en más ayudas a la producción e vehículos, aunque su rentabilidad o eficacia económica a medio plazo sea más que dudosa, más Planes E dado que la construcción es un sector estratégico y resto de subvenciones a muchas empresas y sectores cuyos objetivos son el mantenimiento del status alcanzado más que la creación de un tejido industrial fuerte.

Conclusiones


El resto de medidas contemplada que no cito, son simplemente porque están totalmente vacías de contenido o se resumen en una declaración de intenciones sobre lo que ya tenemos en marcha. Me refiero a medidas como los planes de rehabilitación de viviendas, el PEIT, planes de colaboración entre las Administraciones Públicas y el sector privado y mucha palabrería de cumplimiento de objetivos impuestos por la OCDE, protección medioambiental o acceso a la financiación por parte de las empresas. Decididamente, en los aspectos industriales, “podemos estar tranquilos” porque no se ofrece ninguna novedad o idea reseñable wn materia industrial.

En El Blog Salmón | Gran acuerdo social para salir de la crisis: programa para crear 100.000 empleos en dos años

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos