Compartir
Publicidad

El peso de los impuestos sobre los sueldos trae demasiada carga

40 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un interesante análisis de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) nos trae el peso sobre los sueldos de los impuestos y vemos que sigue siendo una carga demasiado pesada para los trabajadores y para las empresas.

Estos años de altos déficits fiscales, crecientes deudas estatales y duras presiones de las autoridades europeas presionando para que España reduzca estos, se entiende que veamos anuncios de reducciones en gastos, de subidas de impuestos y de reticencia a reducir estos. Con las políticas económicas del gobierno español, vemos todos estos pero tarde, retrasados y en la mezcla incorrecta.

Los resultados del análisis nos dice que el porcentaje de los costes laborales pagadas en impuestos sobre la renta varía mucho dentro de los países miembros de la OCDE y va de cero impuestos sobre los ingresos en Chile y el 4,4% de Corea del Sur, hasta los más altos, que son Dinamarca con 36,2%, y Australia, Bélgica e Islandia todos con más del 20%.

El porcentaje de los costes laborales pagados en contribuciones por los empleados de la seguridad social también es muy variable y va de cero en Australia y Nueva Zelanda al 17,3% en Alemania y el 19% en Eslovenia.

Además, las empresas pagan cotizaciones sociales que suma al 30,6% en Francia, el más alto entre los países de la OCDE. Los otros países donde las empresas pagan más del 20% incluyen Austria, Bélgica, República Checa, Estonia, Grecia, Hungría, Italia, Eslovaquia, España y Suecia. Como porcentaje de los costes laborales, el total de aportes y contribuciones de seguridad social de las empresas no supera el 20% en más de la mitad de los países de la OCDE. También es superior a un tercio de los costes laborales totales en siete países de la OCDE: Alemania, Austria, Bélgica, la República Checa, Francia, Alemania, Grecia y Hungría.

Estos impuestos se llaman correctamente impuestos sobre el trabajo y tienen dos impactos perniciosos muy importantes, que son los siguientes:

  • Reducen el número de trabajos que se crean por parte de las empresas.
  • Reducen los sueldos en oferta, ya que las empresas computan el coste total de cada trabajador que contratan.

En países con alto desempleo, como es España, es muy importante que no se tenga políticas económicas que tienden a reducir la creación de empleo. En países mileuristas, como es España, es muy importante que no impongamos políticas económicas que tienden a reducir los sueldos de los trabajadores. Buscamos exactamente lo contrario en cada uno de estos y las políticas económicas deben primar la consecución de los resultados que buscamos.

Como ya he dicho en estas páginas a esos que piensan que la Seguridad Social es sagrada:

La otra cosa que deben hacer es la eliminación de la llamada Seguridad Social, ya que es un impuesto más sobre la contratación y la idea de que es una caja mantenida en nombre de los trabajadores y protegida para pagar sus jubilaciones es una tontería. Primero, si quieren mantener este tipo de caja, mejor llenarla con ingresos de fuentes que no sean impuestos sobre los trabajadores. Segundo, no me creo que esta caja está protegida para el futuro ya que sólo tienen que invertir en bonos del Estado para demostrar que, al final, la caja está llena no de dinero pero de promesas de pago del mismo Estado.

En El Blog Salmón | El Fondo de Reserva de la Seguridad Social y el WSJ y ¿Qué se necesita para crear trabajos?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio