Compartir
Publicidad

El seguimiento de la huelga general portuguesa supera las expectativas de los sindicatos

El seguimiento de la huelga general portuguesa supera las expectativas de los sindicatos
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

 

Hoy es el 24-N, la jornada señalada para la huelga general de nuestros vecinos portugueses, un día en el que se han aunado las fuerzas de los dos principales sindicatos del país después de 22 años, para mostrar el descontento global de la sociedad portuguesa a las drásticas medidas de ajuste fiscal del gobierno de José Sócrates. Algunas de estas medidas fueron la subida de la presión fiscal (IVA e Impuesto a las rentas del trabajo básicamente), reducción de la retribución de los funcionarios y empleados públicos, congelación de las pensiones de jubilación, recortes en la inversión del Estado, etcétera. Con el objetivo de reducir su déficit fiscal desde el 9,3% sobre el PIB actual, al 4,6% en el año próximo. 

Portugal, junto a nuestro país, está en el punto de mira de los mercados tras el rescate irlandés, y por tanto sus respectivos gobiernos tienen una ‘presión adicional’ para esquivar una situación socioeconómica tan drástica. Presión que trasciende a la sociedad, causando una situación sociolaboral conflictiva, que crea incertidumbre, desconfianza y malestar general. Precisamente los síntomas menos deseables en una situación como la actual.

Actualmente, los gobiernos de los países europeos periféricos, entre ellos el nuestro, se encuentran entre la espada y la pared. Porque por un lado deben cumplir con los compromisos europeos en materia fiscal y presupuestaria, y por otro con sus ciudadanos con la implementación de las medidas menos lesivas posibles en lucha contra la crisis. Por tanto, estos deben elegir la combinación de políticas que logren ambos objetivos, con el matiz de que en la coyuntura actual, ambos se mueven en sentido contrario. Necesitando la consecución de la reducción el déficit de medidas de ajuste adicionales, poco populares.

El éxito de la huelga portuguesa así lo ha manifestado, con un seguimiento que se califica de masivo, batiendo incluso las mejores expectativas de los sindicatos. Mostrando el eco de toda una sociedad que ya empieza a hablar de que sus hijos vivirán peor que sus padres, rompiendo la ‘feliz tendencia’ de muchas décadas atrás en el viejo continente.

Vía | Cinco días
En El Blog Salmón | 29-S el día en el que todos ganaron y solo perdió la sociedad
Imagen | gebala

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos