Compartir
Publicidad

Hay que reducir los subsidios gubernamentales

31 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Fondo Monetario Internacional (FMI) nos habla de las subvenciones que se ven en el sector energético y los impactos perniciosos de estas subvenciones. Dentro de su análisis, instan a los gobiernos a reformar los subsidios desde el carbón a la gasolina y explica que reformar y reducir los subsidios llevarán a más crecimiento y a la mejora del medio ambiente.

En su estudio titulado "Energy Subsidy Reform – Lessons and Implications" (La reforma de las subvenciones energéticas - lecciones e implicaciones) estiman que a nivel mundial se están viendo subsidios desembolsados de 1.900.000 millones de dólares, el equivalente al 2,5% del Producto Interior Bruto (PIB) y constituyendo el 8% de los presupuestos gubernamentales de los Estados. 20 países mantienen subsidios a la energía antes de impuestos que superan el 5% de su PIB. Cantidades impresionantes. Nos mencionan algunos de los efectos de las subvenciones, efectos que no sólo van para subvenciones en el sector energético, incluyendo los siguientes:

  • Mantiene los precios bajos que conducen a una menor inversión en nueva energía que lleva a la escasez en la producción, aumentos en la demanda y aumentos de precios.
  • En un presupuesto limitado, las subvenciones se gastan en lugar de otros gastos públicos e inversiones necesarias.
  • Por su impacto sobre los precios, dan lugar a la mala asignación de los recursos y tergiversan las decisiones del mercado.
  • Por el aumento del consumo, ejerce una presión negativa en la balanza de pagos, con mayores importaciones.
  • Con el mayor consumo, se agrava el cambio climático.
  • Los que más se benefician son los que más consumen, es decir, los que más tienen.

Sobre este último punto, estiman que, en promedio, el 20% de los hogares más ricos en los países de bajos y medianos ingresos se benefician del 43% de los subsidios a los combustibles.

Los argumentos en contra de eliminar los subsidios suelen ser que los pobres sufrirán y es verdad que los que menos tienen son los que menos pueden soportar subidas de precios. Por eso es importante que el aumento de los precios que resulta eliminando los subsidios debe ir acompañado con las medidas de mitigación para proteger a los que menos tienen. No obstante, sería más eficiente y menos costoso eliminar los subsidios y contrarrestar las subidas de precios con ayudas directas a los que más lo necesitan.

Estiman que la reducción de estos subsidios, tendría un impacto positivo en el corto plazo de entre el 1% y 2% del PIB y el menor consumo llegaría al 15-30% de los objetivos globales de emisiones fijados en Copenhague, reduciendo las emisiones de CO2 en 4,5 millones de toneladas, una reducción del 13%.

Está claro que la reducción de subisidios es bueno para los presupuestos estatales, para la economía y para el medio ambiente. Hay que reducir los subsidios gubernamentales, especialmente sobre la energía.

Vía | IPSNews (en inglés) En El Blog Salmón | La OCDE también piensa que hay que subir los impuestos sobre la energía y El sector de energía del futuro según el Foro Económico Mundial

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio