Una imagen explica por qué las pensiones no son sostenibles en España

Una imagen explica por qué las pensiones no son sostenibles en España
20 comentarios

En el futuro España no podrá ofrecer unas pensiones tan generosas como las que ofrece ahora. Las pensiones ya son demasiado altas para lo que el país puede ofrecer. Como hemos comentado alguna vez son la mayor partida de gasto del gobierno y que se están convirtiendo en agujero negro que se come cada vez una mayor parte del presupuesto. Pero este no es el mayor problema.

No hay absolutamente ninguna otra partida presupuestaria que se pueda recortar para paliar mínimamente este problema. El gasto en Defensa, las transferencias a la Iglesia Católica, el gasto en políticos, etc son una menudencia respecto a lo que el estado gasta en pensiones. Además con las pensiones no hay muchas maneras de cambiar el negocio y de mejorar el gasto. El coste administrativo de la seguridad social es ridículo respecto al volumen de pensiones gestionado. Pero el mayor problema no son las pensiones de ahora, sino las pensiones del futuro.

La pirámide de población en España y cómo funcionan las pensiones

Piramide Poblacion Espana Eurostat 2020 2040

De vez en cuando en España hay manifestaciones de pensionistas quejándose de que sus pensiones son escasas, puede ser, pero lo cierto es que dichas pensiones son bastante generosas respecto al sueldo que cobraban antes de jubilarse en la media de los países ricos. En España suponen el 83% del sueldo antes de jubilarse, frente al 71% en Dinamarca, 66% en Bélgica, 52% en Alemania, 37% en Japón o 28% en Reino Unido.

A esto hay que añadir el cómo funcionan las pensiones en España. En España las pensiones se financian con un impuesto sobre el trabajo de los trabajadores de ahora y así se pagan las pensiones de los pensionistas actuales, con la idea de que en el futuro recibirán una pensión de los trabajadores futuros. Pero esto se hace mediante un impuesto sobre los trabajadores que se redistribuyen entre los pensionistas, no se guarda o invierte el dinero obtenido para los pensionistas futuros ni hay seguridad de que estos derechos generados proporcionarán una pensión equivalente.

La pirámide de población en España nos muestra claramente que no tiene forma de pirámide, sino de urna. Aquellos que se encuentran entre los 35 y los 55 años, ven que ocupan un espacio generacional que no tiene un reemplazo generacional equivalente. Además, si lo comparamos con una estimación de la población a 20 años, como hace la imagen de Eurostat, vemos como las pensiones del futuro van a ser mucho más difíciles de pagar. De hecho en 2030 ya deberíamos de empezar a tener problemas con el pago de las pensiones.

Estos tramos de población tienen entre diez y treinta años para trabajar en sus pensiones, además este problema estaba claro desde hace unos diez años, con lo cual hubieran tenido entre veinte y cuarenta años, tiempo más que suficiente para estar en una buena posición.

Los argumentos de que no hay problema no son aceptables

2212700540_942711f0aa_o.jpg

Cuenta Eduardo Garzón, profesor universitario y hermano del ministro de consumo, que no debemos preocuparnos porque ante un hipotético incremento de la productividad, una disminución de la esperanza de vida y una ola migratoria, no alterarían el balance de la seguridad social. Entonces su argumento básicamente es que como hay posibles cosas buenas y no tenemos el problema ahora, no nos tenemos que preocupar.

Esto no es cierto, para absolutamente nada. Muchos informes incluyen ya a la inmigración, incremento de la productividad y mejora de la fecundidad. Además los argumentos del profesor universitario son débiles, en el mejor de los casos. Primero porque el incremento de la productividad tendríamos que verlo (y dudo que se triplique), segundo porque un incremento de la esperanza de vida es algo deseable, lo no deseable es que la gente se muera antes para que las pensiones sean mayores. En tercer lugar porque nuestra economía estancada se vuelve mucho menos interesante para emigrar, por un lado ante la mejora de la economía de algunos países latinoamericanos, africanos y de Europa del Este, lugares de dónde viene la mayor parte de la inmigración en los últimos años. Puestos a emigrar y tener que aprender un idioma nuevo y adaptarse, existen otros países más atractivos que España.

Además, muchos informes pesimistas sobre las pensiones incluyen una mejora de la fecundidad (algo que no está pasando) y entradas netas de inmigrantes. Por ejemplo uno de la AIREF de 2020 suponía una entrada de 330.000 inmigrantes anuales entre 2020 y 2050 con un incremento de la población a 54 millones de habitantes. También advertía de problemas el informe de Fedea 2018. El informe de España 2050 del propio gobierno actual realizado en 2021 hablaba de la falta de sostenibilidad de las pensiones. También de otro de la escuela de negocios EAE. La reforma de este año (incremento de las cotizaciones sociales) se sale del cálculo y la OCDE ha pedido una reforma más profunda de las mismas.

Es decir, todo informe mínimamente serio está preocupado por la sostenibilidad de las pensiones. Pero no hace falta irse a un sesudo informe realizado por economistas de prestigio, unas pirámides de población que al menos en mi caso las estudié en ciencias sociales en el comienzo de la educación secundaria y un conocimiento mínimo del funcionamiento del sistema de pensiones, nos hacen ver que se existe un problema con las mismas.

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestro nivel de vida en la jubilación? Hace unos meses estuvimos contando algo al respecto.

Pregunta a los lectores ¿qué están haciendo ahora para mejorar su nivel de vida de jubilación y qué edad tienen?

Más información | INE, Eurostat

Imagen | rahego

Temas
Inicio