Compartir
Publicidad
Publicidad

La selección nacional de fútbol impacta el valor de los jugadores

La selección nacional de fútbol impacta el valor de los jugadores
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El reciente campeonato mundial de fútbol demostró otra vez por qué los entrenadores de los equipos que pierden sus mejores jugadores tienen distintos objetivos que el seleccionador nacional. Sobre temas deportivos, visitar nuestros hermanos en Notas de Fútbol, aquí sólo hablo de los negocios del fútbol.

El seleccionador nacional quiere elegir los mejores jugadores del país para su equipo, ya que su éxito y su fama vienen con la consecución de resultados en el campo y ganando copas.

Los entrenadores de los clubs quieren proteger a sus jugadores de los esfuerzos de jugar para su país y del riesgo de lesión. Pero no es solo una diferencia deportiva. Los administradores de los clubs quieren proteger sus inversiones.

Los clubs ya han conseguido algo con su acuerdo con la FIFA para que esta les compense si uno de sus jugadores se lesiona mientras juega en su selección, aunque no está claro cómo funcionará y si los clubes podrán recuperar todos sus gastos incurridos mientras el jugador está de baja. El caso del jugador inglés lesionado, Michael Owen, demuestra que los equipos recibirán bastante menos incluso del sueldo pagado mientras está de baja.

El otro problema es el impacto sobre el valor del jugador que resulta del rendimiento del jugador frente al escaparate que es la selección nacional.

Los casos del jugador alemán, Michael Ballack, el francés, David Trezeguet, y el holandés, Ruud Van Nistelrooy, jugadores de élite, son llamativos ya que, delante de todo el mundo, no pudieron demostrar sus talentos como hubieran querido. Estando estos tres en el mercado por distintas razones, su valor habrá sufrido en consecuencia. Por lo menos el primero firmó contrato con su nuevo equipo antes de comenzar el campeonato.

En los casos donde los jugadores son considerados buenos y juegan bien, confirman su cachet, pero poca más. En el caso que jugadores menos conocidos juegan bien, como son los casos de la delantera alemana, Lukas Podolski y Miroslav Klose, y del delantero italiano, Luca Toni, su buen juego ha impulsado su cotización en el mercado.

La conclusión por parte de los clubes es bastante claro. Ganan poco enviando sus mejores jugadores, por riesgo de lesión y, si no juegan bien, la bajada en su valor. Sin embargo, pueden ganar mucho si sus menos buenos o menos conocidos, salen a la luz mundial y juegan bien.

Ahí está la tensión entre los clubs y la selección nacional.

En El Blog Salmón | Italia debería ganar la copa del mundo y Posts sobre fútbol Más información | Notas de fútbol

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos