Compartir
Publicidad
Publicidad

Las colas para las ayudas ya se están formando

Las colas para las ayudas ya se están formando
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No nos sorprende ver a los gigantes corporativos estadounidenses iniciarse en la cola de los que están pidiendo ayuda de su gobierno, como dicen, sólo para sobrevivir un entorno muy difícil que no es de su fabricación. El argumento es simple, lo han hecho con las financieras, ahora les toca a ellos.

Las grandes del sector automovilístico, General Motors, Ford y Chrysler, que en los últimos años han visto sus ventas desplomarse, por la victoria de los fabricantes extranjeros, con las resultantes pérdidas de miles de millones de dólares, son los primeros en la cola.

Como cada empresa grande, tiene a muchos trabajadores que echarían a la calle en este entorno y sin ayudas. Es fácil demostrar su necesidad, su importancia y el éxito de las medidas en términos de protección de empleo si se les apoya.

El problema es que la gran mayoría de empleadores, incluso en Estados Unidos, son la pequeña y mediana empresa (las Pymes) y, como cada una de estas cuenta con pocos números, cada una causaría poco impacto si cerrara.

Este desarrollo de apoyar a los grandes y dejar a los pequeños caer nos llevará a una corporativización de la economía. Es decir, el balance entre empresas grandes y pequeñas se movería hacia la primera y eso es malo para la economía en el futuro. Si cedemos al chantaje de las grandes hoy, nos tendrán cada vez más en su poder (si esto es posible), ya que serán cada vez más importantes.

En estas páginas hemos hablado varias veces de que hay ayudas menos malas y muy malas y salvar a una empresa grande porque gritan más es de las muy malas.

Si hay que efectuar políticas de ayudas a las empresas, sería mucho mejor ayudar en el sector de la Pymes, aunque no directamente a cada una de forma individual para que no cierre. Con perdón, eso es su problema.

Ayudas deben ir hacia la posibilidad de que las cargas a las Pymes podrían ser mas ligeras, especialmente en cuanto al empleo y a impuestos. Eso reduciría sus costos y, no sólo resultaría en ayudas directas a cada una, pero incentivaría el empleo y la inversión.

Para las Pymes debe ser más barato contratar y más fácil destituir a sus empleados, aunque, ojo, no hablo de libre destituciones. Además, ayudas deben hacer más fáciles iniciar un nuevo negocio, y en mantenerse en activo, minimizando los trámites, no los días y días y montañas de papeleo que todavía existe en España, que sigue en la cola en estas cosas.

Por cierto, estas medidas las hemos pedido varias veces en estas páginas, cuando estábamos en tiempos de boom y nadie las daba importancia. Ahora nos hubieran ayudado a mitigar las dificultades actuales. Estas medidas siguen importantes y nunca es tarde para empezar.

El problema no es que necesitamos un paréntesis en el mercado libre, como algunos en la CEOE dicen, qué tonterías, tampoco es que el sistema capitalista no funciona. El problema es que los políticos no están felices si no intervienen pero, al mismo tiempo, no tienen tiempo para las políticas adecuadas y acertadas. En tiempos de bonanza no se nota tanto y nadie dice nada, ya no hay que aguar la fiesta.

Estamos recogiendo lo que se ha sembrado durante la fiesta.

Vía | ABC En El Blog Salmón | Toda ayuda del gobierno debe tener consecuencia y Crisis financiera, ¿en qué nos afecta?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos