Compartir
Publicidad
Publicidad

Las rebajas de Enero, sin dinero

Las rebajas de Enero, sin dinero
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Ya estamos en plenas rebajas de Enero, las navidades y el consumismo se quedaron atrás y empezamos a darnos cuenta que a pesar de que estas navidades no hemos gastado mucho dinero seguimos teniendo la bien llamada y mal sentida cuesta de enero en nuestras carteras. Otros años producida sobre todo por el gran gasto que realizamos en navidades entre comidas, fiestas, regalos, viajes; este año producida por que simplemente no hay o da para más.

Aunque los primeros datos de fuentes fiables como el INE o el Euskobarómetro anunciaban que los españoles este año gastaríamos casi lo mismo que las navidades de 2007-2008 no ha sido así; se ha notado mucho la falta de consumo, tanto que hasta muchos comercios aunque no hayan podido llamarlo “rebajas” estaban ya haciendo cierto descuento a finales de año para ver sin conseguían vender el producto de forma más fácil.

Muchos de nosotros nos hemos dado cuenta, que con las rebajas que otros años salíamos lanzados a la calle arduos de comprar cosas que nos faltaban tras las navidades o simples chollos que quizá podrían venirnos bien, pero este año no ha sido así, el consumo ciertamente ha bajado, es una realidad y muchas tiendas están viendo que el pequeño agosto “rebajero” de enero está llegando a su fin.

Las rebajas y su concepto pretende básicamente que todo el producto que durante el año pasado, en este caso 2008, no se haya vendido y se haya quedado en stock pueda salir a la venta a precios algo más bajos de lo que se ofertaba hasta ahora. Es algo que está regulado en tiempos, cuantías y demás, por lo que es raro que una tienda ofrezca rebajas y sus precios no sean realmente más bajos.

El problema de éste año con la ausencia clara del consumo por falta de liquidez o en menor cantidad de muchas personas es que se está pasando el problema económico también a todas esas tiendas, que si venden menos puede que muchas dejen de comprar menos también a las fábricas, por no decir que alguna hasta tenga que cerrar sus puertas debido al gran stock y la poca venta.

Realmente es muy raro que ésto suceda, que los precios sigan bajando y nadie consuma, todos sabemos que los bienes a menos que sean del tipo Giffen son más bien elásticos en su demanda; es decir, cuanto más barato sea el precio es más probable que ese producto sea vendido. El problema para el pequeño comercio por tanto no es sólo vender, sino vender con algo de margen; una gran empresa no le importa vender algo por debajo de lo que le costó a ella, pero un pequeño comercio eso no puede permitírselo.

¿Qué ha provocado ésta falta de consumo generalizado? Desde luego la situación actual de paro es una de las mayores causas; aunque como decía el Señor Leopoldo Abadía: “el dinero no ha desaparecido ni mucho menos”, es algo totalmente cierto, por lo que mucha culpa también de la ausencia de consumo es la desconfianza en él, el miedo a que vengan tiempos peores por lo que ahora es el momento de ahorrar. Un claro ejemplo de deflación en definitiva, es lo que está ocurriendo en España; si no hay consumo, se bajan los precios hasta que llegue un momento que los intermediarios monetarios, cada uno de nosotros, terminemos consumiendo.

Imagen | alfonso015

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos