Compartir
Publicidad
Publicidad

Llega el plan español para hacer frente a la crisis financiera

Llega el plan español para hacer frente a la crisis financiera
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Zapatero ha anunciado hoy dos medidas para hacer frente a la crisis financiera internacional que está agravando los problemas internos de España (nuestra propia crisis inmobiliaria). El plan consiste en dos medidas, una ya esperada desde ayer y otra que es una novedad.

La primera medida, que ya comentamos ayer, es subir el Fondo de Garantía de Depósitos. Ayer no sabíamos la cifra, y hoy sabemos que será de 100.000 euros por cliente y por entidad. Una cifra bastante razonable, que permite que los ahorradores no tengan que multiplicar sus cuentas en muchos bancos para tener seguridad y que infunde algo más de confianza ante la gente que teme por sus ahorros y que podría provocar un efecto avalancha de retirada de depósitos.

La segunda medida es la creación de un fondo estatal para la compra de activos. Este fondo estaría inicialmente dotado con 30.000 millones de euros pero podría ampliarse a 50.000. El objetivo del fondo es comprar activos sanos, es decir, nada de hipotecas basura. La idea que subyace aquí es que algunas entidades financieras necesitan liquidez, pero en estos tiempos es incluso difícil vender los activos sanos. El Estado los compra, dotando de liquidez a las empresas, y mediante una operación de riesgo bajo. Todo parece de color de rosas.

¿Cuáles son los riesgos? Primero, que los políticos prometen unas cosas y luego hacen otras. ¿Quién nos asegura que los activos son realmente sanos? ¿No están inyectando dinero a las empresas privadas a fondo perdido? Este plan se podría convertir perfectamente en una réplica del americano si no se establecen controles realistas sobre la calidad de los activos comprados. Además, me preocupa el precio que fijen para los activos, que esté hinchado para subvencionar de forma encubierta al sector financiero con nuestros impuestos. Otro problema que le veo es que con este plan se decida incluir a las empresas de la construcción. Creo que hay una gran diferencia entre salvar al sistema financiero, necesario para que todo siga rodando, y en salvar a un sector sobredimensionado que no ha querido frenar su voracidad cuando estaba a tiempo. No creo que haya que dotar de liquidez a las inmobiliarias comprando terrenos y/o viviendas, para mi este tipo de activos no son nada sanos.

A este plan le veo muchos problemas, aunque desde luego me gusta más que si hubieran presentado una réplica del americano. Pero sigo pensando que si hay empresas que necesitan liquidez y los Gobiernos quieren ayudar, deberían acudir a ampliaciones de capital, asumiendo riesgo pero participando en las ganancias, no simplemente comprando activos que ahora mismo nadie quiere.

Vía | El Economista Imagen | guillaumepaumier

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos