Compartir
Publicidad

Los precios inmobiliarios ¿van bien o mal?

Los precios inmobiliarios ¿van bien o mal?
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando el actual gobierno tomó el poder, su programa incluía introducir políticas para abrir el mercado inmobiliario a todo el mundo, especialmente a los que más lo necesitaban. Una parte importante de esta política era conseguir que los precios inmobiliarios se adecuen a las necesidades de los que buscan viviendas. Creo que todos entendieron que esta política quería decir que implementarían políticas que llevarían los precios inmobiliarios a la baja.

Desde que entraron en el gobierno, en Marzo de 2004, los precios inmobiliarios han continuado su camino alcista y no han bajado como muchos querían. Lo que se ha visto es que las subidas han sido menos fuertes, con subidas del 12,5% en 2004 y 10,1% en 2005, comparado con las subidas experimentadas los dos años antes de llegar este gobierno del 14,7% en 2002 y 15,8% en 2003, según la Sociedad de Tasación. Para los que han buscado una bajada en los precios, los que quieren comprar y los que les preocupa la inflación, estas subidas se consideran un fracaso y razón suficiente para criticar la actuación del gobierno. También, los propietarios estarán molestos con la actuación del gobierno ya que la subida de los precios inmobiliarios les ayuda a ellos, como propietarios, y esta subida se ha visto reducida.

Está claro que las subidas inmobiliarias experimentadas a lo largo de estos años de crecimiento en el país han hecho que los precios hayan subido a niveles por encima de lo que pueden permitirse muchos compradores potenciales. No obstante, a pesar de las críticas de estos, se continúa comprando a estos precios y, como consecuencia, los precios se pueden justificar con el argumento que "si hay alguien que quiere comprar mi casa a un precio, el precio no es demasiado alto".

El problema con causar un desplome de los precios inmobiliarios es que esto tendría un efecto más generalizado y hubiera impactado negativamente en la economía en general. Existe el efecto riqueza que, con la subida en los precios inmobiliarios los propietarios se sienten más ricos y esto impacta en sus decisiones de consumo y en sus actitudes sobre el estado de la economía. Este efecto también impacta en los no propietarios, influyendo su sentimiento de que la economía va cada vez mejor.

Hubiera sido muy malo y muy criticable si hubieran introducido políticas que llevaran al desplome de los precios inmobiliarios con el impacto contrario al efecto riqueza perjudicando a la confianza en el mercado en general e, incluso, introduciendo una falta de confianza en la gestión económica de un gobierno que acababa de llegar.

La confianza en una economía es muy delicada y las políticas económicas de los gobiernos deben ser dirigidas a cambios moderados y paulatinos. Los resultados de las actuaciones de este gobierno en términos de los movimientos de los precios inmobiliarios no deben ser criticado.

Vía | Cinco Días En El Blog Salmón | No toda la deuda es mala y ¿Y si no pago la hipoteca? Más información | Boletín de la Sociedad de Tasación

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos