Publicidad

Podemos y la auditoría de la deuda: mejor hablar de impuestos y reestructuración

Podemos y la auditoría de la deuda: mejor hablar de impuestos y reestructuración
25 comentarios

Publicidad

Publicidad

No es un tema nuevo. Desde que surgió Podemos uno de sus temas fundamentales era la auditoría de la deuda. El objetivo es no pagar lo que consideran deuda ilegítima, es decir, aquella que se ha comprometido sin el consentimiento de la ciudadanía y que no les aporta nada.

Ya comentamos por aquí que ese tema era muy espinoso, ya que la deuda pública se emite como un todo y no se puede separar por partidas. El domingo Pablo Iglesias recalcó de nuevo esta idea de pagar sólo lo justo y no toda la deuda pública.

El problema es que cuando se emite deuda no se dice al inversor para qué se pide dinero. No se puede decir a unos inversores que sí les devolveremos lo prestado ya que se ha usado para financiar la Sanidad y a otros no porque su dinero ha sido despilfarrado en infraestructuras innecesarias seguramente para que unos pocos se llenen los bolsillos. La financiación de los Estados no funciona así.

Subir impuestos a ciertos sectores

Sin embargo, si creemos que hay partidas de deuda que se han despilfarrado sí que se pueden hacer cosas. Por ejemplo, si hay partidas que se han dedicado a gastos innecesarios se pueden subir impuestos a ciertos sectores. Por ejemplo, en el rescate financiero se podrían crear impuestos especiales a la banca para financiar el descalabro de las cuentas públicas a su costa. Claro que habría que esperar a que se recuperaran ya que todavía tienen ayudas y créditos fiscales que son imprescindibles para mejorar su capital (o no, se les puede pedir que amplíen capital de una forma clásica).

También se podrían eliminar todas las desgravaciones fiscales que existen, ya que normalmente son para evitar que ciertas empresas o personas paguen los impuestos que les corresponderían. Y muchas otras medidas impositivas para recaudar más y aligerar la deuda pública emitida en los últimos años.

Reestructurar deuda

Y por último, también se podría pedir una reestructuración de la deuda. Algo acordado, aunque para ello sería ventajoso tener superávit primario, para que la amenaza de un default descontrolado sea creíble. Pero hay que tener en cuenta que es una opción arriesgada y que todos los bonistas se verían afectados (incluso los minoristas españoles que han invetido ahorros ahí).

Podemos tiene margen para poner propuestas encima de la mesa y elegir las irreales no les hace ningún bien. Auditar la deuda e impagar parte de ella unilateralmente no es una opción real. Siempre que hay impagos hay negociaciones y si no las hay los problemas acaban llegando (y si no mirad a Argentina).

Imagen | Podemos Uvieu

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir