Compartir
Publicidad

Rajoy promete reforma fiscal

Rajoy promete reforma fiscal
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los lectores del blog a los que les interese la política sabrán que este fin de semana se viene desarrollando una Conferencia Política del PP en Madrid cuyo objetivo es impulsar la candidatura de Rajoy a la Presidencia del Gobierno y debatir el programa electoral con el que se presentarán a las elecciones.

Entre las propuestas de hoy hay una claramente económica: una reforma fiscal. Y esta reforma fiscal parece bastante ambiciosa. Sin entrar mucho en detalles, Rajoy ha prometido que si llegan al Gobierno las personas que ganen menos de 16.000 euros al año no pagarán IRPF.

Hasta ahora el límite de para no pagar este impuesto estaba en 9.000 euros, con lo que el aumento del "tipo 0%" es bastante fuerte. Y además favorecería a las clases con menos ingresos y por lo tanto me parece muy justo. Podrá haber debate sobre si 16.000 euros es excesivo o se queda corto, pero desde luego es justo que los que tienen ingresos bajos no paguen impuestos y que los que más tienen sean más solidarios que los que menos tienen.

Claro que si lo pensamos detenidamente, una reforma de este calibre haría que muchos españoles no pagaran impuestos directos. ¿De dónde saldría el dinero que hace falta para el erario público? No hay que olvidar que con los impuestos se pagan la educación, las obras públicas, la sanidad , la seguridad y un largo etcétera.

Pues bien, una idea podría ser que los impuestos para los que ganan más de 16.000 aumentaran. Este idea es muy impopular y no la veo en boca del PP. La otra opción es que el Estado gaste menos. Por supuesto que hay margen para que las inversiones del Estado sean más eficientes y posiblemente con mucha menos recaudación se pueda hacer mucho más (sólo hay que mirar la cadena de subcontrataciones que hay en las obras públicas; si hay dinero para tantas empresas que no hacen nada es que hay dinero derrochado). Pero por supuesto no soy ingenuo y sé que menos dinero recaudado significa menos actuaciones.

Y aquí entramos en el eterno debate izquierda-derecha. ¿Es necesario tanto dinero público? ¿Están nuestras necesidades básicas cubiertas y hay mucho gasto superfluo? ¿Hay cosas que sólo puede hacer el Estado?

Aunque al final estoy seguro de que si prosperara una reforma fiscal de este estilo tendría alguna trampa. Una subida del IVA, del impuesto de carburantes, menos deducciones que dejen todo más o menos como estaba, etc. No hay más que ver que a pesar de todas las reformas fiscales que ha habido en España en los últimos 10 años, que prometían grandes rebajas fiscales, la presión fiscal en nuestro país no ha hecho más que aumentar.

Vía | El País

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos