Compartir
Publicidad

Se acabó el plan prever

Se acabó el plan prever
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy es el último día. Tras diez años en funcionamiento (desde 1997) como sucesor del plan renove del 94, el plan prever ha conseguido retirar de las carreteras españolas más de tres millones de vehiculos con más de diez años de antiguedad, lo que ha supuesto un ahorro de 4.2 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera y Dios sabe cuantas víctimas mortales por circular con coches en mal estado. O eso dicen sus responsables. Y claro, las asociaciones de fabricantes de automóviles, importadores, concesionarios y vendedores están que trinan.

Según estas asociaciones, en el plan prever todo son ventajas, y lo que es más, sin el plan prever nos espera el acabose: un 23% de la circulación sigue compuesta de vehiculos viejos, contaminantes, que provocan más accidentes... Y además, según estas organizaciones, sin el plan prever, el nuevo impuesto de matriculación que conlleva mayores gravámenes a los vehiculos que más contaminan queda "incompleto".

Ahora bien, ¿realmente la gente va a dejar de cambiar de coches por 400 euros más o menos entre impuestos y bonificaciones? ¿El que no haya cambiado de coche ya, lo va a hacer ahora por que se prolongue el plan o simplemente por que ya le toca? Si se han retirado tres millones de vehiculos en diez años, eso significa más de 1200 millones de euros en subvenciones, incentivos, bonificaciones o como queramos llamarlo, pero al fin y al cabo dinero público destinado al consumo. Y si no se hubiera destinado ese dinero, ¿La gente no habría cambiado de coche? ¿Cuántas otras cosas se podrían haber hecho con ese dinero para restar emisiones de CO2 a la atmósfera? ¿Era la opción más eficiente? ¿Y para reducir las víctimas en las carreteras? ¿Cuantos guardarrailes se podrían haber sustituido con 1200 millones para detener la sangría de motoristas?

Una vez más, cada uno mira por su ombligo y su bolsillo sin pararse a contemplar el cuadro completo. Y es que en eso consiste la democracia, al fin y al cabo el menos malo de los sistemas.

Vía | El Financiero

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos