Compartir
Publicidad

Y Londres dijo: "Más de lo mismo, pero peor"

Y Londres dijo: "Más de lo mismo, pero peor"
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace poco mi compañero de página escribió sobre sus conclusiones de las recientes reuniones del G20+ con el título “Y Londres dijo: “Yes, We Can”“. Yo diría que el título más correcto es el que tenemos aquí.

El resultado de las reuniones del G20+ ha sido que, aparte de las declaraciones pretenciosas y grandilocuentes, las sonrisas y las fotos de siempre, repitieron muchas de las seudo-soluciones que hemos estado oyendo en el pasado sin añadir casi nada sustancial.

Lo que veremos son inyecciones mucho más grandes, muchas de los cuales son sumas de cantidades ya anunciadas por parte de los distintos gobiernos, con la continuación del despilfarro y la transferencia masiva de fondos de los contribuyentes del mundo a sectores, bancos y empresas que se situarán en la cola para recibir más de lo mismo.

Si vimos algo nuevo de esta cumbre, y algo importante. La designación del Fondo Monetario Internacional (FMI) como el actor principal para canalizar la liquidez que el G20 ha decidido suministrar a los países que están sufriendo. Designación que vino acompañado con la prometida inyección de 500.000 millones de dolares que todavía no se ha visto pero que, sea lo que sea, será mucho más de lo que tenían antes.

Los que han hecho la llamada, incluyendo en estas páginas, de que las soluciones a las dificultades económicas necesitaban soluciones globales estarán encantados. No sólo verán la centralización de las inyecciones y el despilfarro pero esta centralización se efectuará a través de una entidad que ha sido castrada de casi todo su poder de revisión y de exigencia. No sorprende que el presidente del FMI está encantado con su nuevo papel central.

Con las nuevas normas del FMI o, mejor dicho, falta de normas, los que recibirán inyecciones de capital occidental tendrán la flexibilidad de hacer lo que quieran con lo que reciben. Ayudas sin condiciones y sin controles resultará en despilfarro a nivel global. Esto es globalización, del despilfarro y del malgasto.

¿Es por esto que queríamos la anulación del Consenso de Washington?, algo que cuestioné en estas páginas hace tiempo.

Como los que al final tienen que pagar somos los contribuyentes con toda esta liquidez bajo el control de funcionarios, estamos des-democratizando el proceso. Los políticos están encantados pero no deberíamos estar encantados el resto del mundo normal.

El gran ganador de este proceso es el presidente francés, Nicolás Sarkozy, ya que su hombre está al mando del FMI y las decisiones de esta entidad pasarán por los despachos del Palacio del Elíseo.

Los perdedores son los contribuyentes del mundo y el control democrático.

Vía | El Mundo
En El Blog Salmón | Y Londres dijo: “Yes, We Can” y El FMI da dinero fácil

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio