Compartir
Publicidad
Publicidad

Japón controla los duros impactos de la crisis

Japón controla los duros impactos de la crisis
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Pese a que las malas noticias siguen sumergiendo a la economía japonesa, el gobierno nipón no se rinde. A la acumulación de un déficit fiscal cercano a dos veces su PIB (9 billones de dólares), se suma ahora la descollante y esperada caída de las exportaciones, que en febrero llegó al 49,4%, no sólo marcando su quinta caída mensual consecutiva, sino además la mayor de su historia.

La segunda economía del planeta atraviesa dificultades. Japón es un país que tiene una economía potencialmente abierta por lo que una caída en la actividad económica del mundo afecta toda su dinámica interna. Esta ostensible baja del comercio provocada por la fuerte disminución de la demanda y el descontrolado aumento del desempleo, hace impensable sugerir políticas proteccionistas, aunque, por cierto, todo cabe en la mente de algunos. Pero la historia es bastante clara: el proteccionismo de la Ley Smooth-Hawley de 1932 hundió aún más a la economía mundial en el período de La Gran Depresión.

Un elemento a considerar de esta crisis es el impacto que está provocando en las pequeñas y medianas empresas, plenamente vulnerables a la crisis y con caídas súbitas que perforan los balances y provocan su inevitabe colapso financiero. El efecto mariposa o mejor la ley sistémica de Bertalanffy de que todo tiene que ver con todo está mostrando los estragos reales del tsunami. No sólo la Toyota o la Sony pasan dificultades, las microempresas niponas viven el golpe en carne propia y las masas de desempleados (quiza no para titulares de la prensa como aquel de IBM despedirá a 5.000 funcionarios) han demostrado los efectos negativos de una globalización totalmente asincrónica.

Como en gran parte del mundo, las pequeñas empresas japonesas representan el 75% de la producción industrial de Japón y emplean al 90% de los trabajadores del sector. Con la caída de las exportaciones (Japón es el principal productor de microprocesadores y pantallas para los iPhone, Prius o Nintento Wii), esta economía ha demostrado su total vulnerabilidad encabezando el desplome económico con una caída que en los últimos tres meses del año pasado llegó al 12,1% (ver gráfica). Los sofisticados productos nipones, especialmente vinculados a las industrias automotriz y electrónica, han sido precisamente los más afectados por la crisis económica.

Por eso es que el gobierno japonés ha destinado 200.000 millones de dólares para respaldar a las pequeñas y medianas empresas de Japón y así evitar la amplificación de una crisis con un aumento súbito del desempleo que ocasionaría un grave retroceso a la segunda economía del mundo. Hasta el momento, Japón controla los fuertes impactos que ha tenido la crisis en su economía. ¿Por cuánto tiempo podrá continuar en ese camino?

Imagen | globalcrisisnews

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos