Compartir
Publicidad
Publicidad

La Supernanny para adultos.

La Supernanny para adultos.
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El primer programa, que no fuese una serie, que me engancho a Cuatro, fue el injustamente olvidado Oído Cocina. En el, un grupo de jóvenes con fuertes carencias formativas, afectivas, etc (como el hijo de alguna famosa, pero sin dinero) tenían la oportunidad de formarse con grandes profesionales del mundo de la Cocina, con la colaboración de una ONG(la posterior y desagradablemente famosa Intervida). El proyecto culminaba con el montaje de un negocio conjunto, donde estos chicos podrían encontrar su futuro profesional. Me impacto: Creo que en el estaba el germen del éxito de Supernanny. Nos gusta ver como alguien puede cambiar su destino, como con disciplina, trabajo y amor, se puede salir adelante. Si ademas hay niños de por medio, y estos son tratados en general con delicadeza, el éxito estaba garantizado. Supernanny ha marcado estilo en la TV española, en su propia cadena y en otras como La Sexta, dando lugar a programas de todo tipo, desde los apreciables hasta los directamente aborrecibles. En todo caso creo que ninguno llega a la altura de Supernanny, ni tiene la frescura de Oído Cocina.

Esta moda es paralela a otra que estamos viviendo en el mundo empresarial. El coaching se ha convertido en el palabro de moda en el mundo de la consultoría (lo mismo que en su día ocurrió con el despliegue de objetivos, la reingenieria, etc...). Si no tienes un coach no eres nadie, si la empresa no te involucra en un proceso de características es que no cuentas para ella. Se trata ademas de un campo de batalla donde muchos pequeño consultores han visto que pueden enfrentarse a las grandes firmas, donde los medios no marcan la diferencia. La diferencia la marca el coach, o la persona que forma a los coachs internos de la empresa. Y ahí esta la clave del asunto, que no todo el mundo puede ser un buen coach, por mucho que haya ido a un buen curso. No todo el mundo puede ser Williams en El Club de los Poetas Muertos.

Evidentemente la figura del coach y de Supernnany están muy muy cerca. Se trata de ayudar a alguien a reflexionar sobre si mismo, sobre su futuro, sobre su negocio. Se trata de darle herramientas para que pueda afrontar ese futuro´. Vamos, como el viejo clásico, se trata de enseñarle a pescar. Y llegado a este punto de confluencia, hay algo que me llama la atención pero que no me sorprende.

Como he dicho hemos tenido coachs televisivos para padres desesperados, parejas en crisis, jóvenes desorientados, ecologistas de nuevo cuño, mujeres insatisfechas, ciudadanos con conciencia ecológica, gente con problemas alimentarios, etc...Pero después de estos años no ha habido ni un sólo programa, al menos que yo recuerde dedicado a los siguientes temas:

  • Un coach para la economía doméstica (aunque he oído que Cuatro puede estar preparándolo). Un coach que nos ayude con la gestión de nuestras cuentas, la negociación de una hipoteca, la planificación de nuestras inversiones, o nuestros ajustes fiscales. Pero claro, igual es que es más fácil criticar a los Bancos y pedir a los Políticos que nos subvencionen nuestras cuentas o congelen nuestras hipotecas.
  • Un coach para emprendedores: Un profesional que ayude en el lanzamiento de nuevas iniciativas, que marque las pautas a seguir, que los acompañe en los primeros momentos, etc...
  • Un coach para empresas en crisis: La figura clásica del Bombero, del Sr. Lobo de Pulp Fiction. Alguien con espolones y mil vivencias que les enseñe las técnicas básicas de supervivencia de la empresa, que les ayude a realizar una diagnosis correcta de sus problemas, que les de apoyo emocional, etc...

Si, ya se que soy un Freakie. Estas cosas no interesan en España. Así nos va.

Más información en El Blog Salmón Banzai y el coach financiero personal

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos