Compartir
Publicidad
Publicidad

Compra un coche, y de regalo una pistola

Guardar
3 Comentarios
Publicidad

He visto dos películas de Michael Moore y he leído otro par de libros suyos. Sin perjuicio de que pudiese compartir alguno de sus argumentos (difícil no encontrar puntos de coincidencia con otro ser humano), me parece un demagogo. Pero un demagogo de primera, muy bueno. Sabe muy bien que imágenes golpearan en la boca del estomago al espectador, sabe captar las contradicciones, reales o parentes del sistema y explotarlas. Lo cortes no quita lo valiente.

Una de las secuencias más interesantes de Bowling for Columbine es la de la campaña del banco North Country, que premiaba la apertura de cuentas con el regalo de un arma. Ver a Moore manipulando el rifle dentro de la sucursal o saliendo todo ufano de la misma, con el arma al hombro, es francamente chocante para nuestra mentalidad.

Por lo que veo en The Church of Customers no debe ser un hecho aislado en Estados Unidos. Un concesionario de coches, Max Motors, tenía una promoción similar hasta final de mes, dejándote elegir entre una pistola o una tarjeta prepago de gasolina. Esto si que es Marketing de Guerrilla.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos