Compartir
Publicidad

Blue Chips y chicharros, dos formas de invertir en bolsa

Blue Chips y chicharros, dos formas de invertir en bolsa
Guardar
5 Comentarios
Publicidad

Son dos términos muy utilizados en ámbitos bursátiles. "Blue Chips" y "Chicharros". Y no son sólo dos términos, sino que reflejan casi dos filosofías sobre la inversión en los mercados financieros.

"Blue Chips" es como se denomina a los valores más sólidos. Pertenecen a empresas estables, con poca volatilidad en los mercados, gran volúmen de contratación y subidas moderadas en el tiempo. Es la inversión del medio/largo plazo, la del que busca una empresa con un negocio consolidado, que dé recurrentemente beneficios y que no esté sujeta al movimiento que puedan hacer accionistas individuales.

Tradicionalmente, se han considerado "blue chips" a los bancos, las eléctricas o los operadores de telefonía. En España, Telefónica, BBVA, Iberdrola, Endesa, Santander... "Chicharros", por el contrario, son los valores más volátiles. Suelen ertenecer a empresas pequeñas, con poco recorrido histórico. Tienen una escasa contratación en el mercado y una gran volatilidad, lo que facilita subidas y bajadas importantes. Es la inversión del cortoplacista, del que "ha oído un rumor". Son valores en los que el inversor particular está más indefenso, puesto que un movimiento a alto nivel puede hacer que gane o pierda mucho dinero.

Claro, que esto es una clasificación muy tradicional. De un tiempo a esta parte, los mercados financieros se han vuelto un poco locos y los fundamentales pierden peso frente a otro tipo de análisis y consideraciones, por lo que el concepto de "gran empresa que genera beneficios de forma consistente" ya no es un elemento necesario ni suficiente para asegurar un buen comportamiento en bolsa.

En El Blog Salmón | Análisis técnico vs. análisis fundamental

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos