Publicidad

Dorsey entra en acción para levantar Twitter

Dorsey entra en acción para levantar Twitter
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Ya no valen las promesas ni las buenas intenciones. Hay que ponerse manos a la obra porque la desbandada de accionistas en Twitter es mucho más que una broma pesada. Las acciones de la red social han estado en caída libre desde que se presentaron sus cuentas del segundo trimestre, en el que la evolución del número de usuarios volvió a retratarse como totalmente estancada.

Por ello, el fundador y consejero delegado de la empresa (este último cargo de manera transitoria), Jack Dorsey, se ha visto en la obligación de dar un paso al frente y sacar la cara por el valor ante la sangría que estaba sufriendo.

El directivo ha comprado la friolera de 32.000 títulos de Twitter en las últimas jornadas con la intención de levantar el valor y también de dar un mensaje de confianza a los temerosos inversores, que no dudaron en salir corriendo cuando vieron que el crecimiento de la red social está más que parado.

De hecho, Dorsey dejó una declaración de intenciones en su cuenta al colgar el mensaje “Invirtiendo en el futuro de Twitter”, junto a un enlace al documento oficial de la SEC (la CNMV norteamericana) que prueba que el consejero delegado ha llevado a cabo la transacción –cerrada el sábado 8 de agosto-.

En concreto, el fundador compró a un precio de 27,66 dólares cada acción, con lo que se dejó más de 800.000 dólares en esta muestra de confianza en el futuro de su negocio. Con ello, ha salvado (momentáneamente) el vuelo del pájaro azul por Wall Street, ya que la pasada semana llegó a tocar mínimos históricos al caer por debajo de 28 dólares, y este lunes precisamente rebotó con fuerza.

Algunos directivos se suman al jefe

El movimiento de Dorsey no ha sido en solitario. Más directivos de la compañía se han unido a la estrategia del fundador y han manifestado públicamente su convicción en el negocio al comprar acciones. Eso sí, no tantas como el jefe.

Por ejemplo, el directivo Peter Currie ha anunciado que se ha hecho con 9.200 títulos, mientras que la pasada semana el director financiero, Anthony Noto, y el directivo Peter Felton se adelantaron con las compras.

De este modo, Jack Dorsey posee ahora el 3% de la red social con 21,9 millones de títulos. La pregunta que muchos se hacen –nos hacemos- ahora es si el movimiento servirá para algo o el mercado continuará con su escepticismo ante el futuro de Twitter.

Bien es cierto que estas compras de acciones por parte de los directivos y fundadores de las compañías no suele tener mucha trascendencia en el mercado. Se entiende como un gesto simbólico y dentro de la lógica, pues si los propios jefes no confían en su empresa, ¿quién va a hacerlo?

De hecho, a muchos inversores estas compras les suelen generar más desconfianza aún, pues lo ven como un movimiento a la desesperada y piensan que mientras los fundamentales no digan otra cosa, es mejor olvidar ese valor por un tiempo.

Sea como sea, la realidad de Twitter es la que es. Una red social que tiene mucha popularidad, pero que a la hora de crecer tiene un problema muy serio que ha lastrado su cotización desde que debutó hace casi dos años.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir