Compartir
Publicidad
Publicidad

El diseño de una unión monetaria estable, según el Bundesbank

El diseño de una unión monetaria estable, según el Bundesbank
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Dr Andreas Dombret, miembro del Consejo Ejecutivo del Deutsche Bundesbank, el banco central alemán, y responsable de la supervisión bancaria y financiera y también sobre el control de riesgos en un discurso nos explica el diseño de una unión monetaria estable.

Dr Dombret nos recuerda que comenzó su trabajo en el Bundesbank el 3 de mayo del 2010, el día después de que los ministros de finanzas acordaron ayudar a Grecia con una mezcla de medidas de ayuda sumando 110.000 millones de euros. Con eso nos dice que el no fue uno de los reguladores culpables del estallido de la crisis, ya que el no estaba, y nos dice que se metió en los líos sabiendo en qué había muchos líos donde se estaba metiendo.

Los errores de los catastrofistas

Comienza recordándonos de los grandes errores que sufrieron los unos y los otros:

  • Que muchos concluían que iba a ser el fin del Euro, algunos incluso pensaban, y otros lo siguen pensando, que iba a ser el fin del capitalismo mismo. Dijo que estos se han equivocado.
  • Otros, dentro de los cuales se incluye, pensaban que la infraestructura del Euro sería lo suficientemente fuerte como para sostenerse, incluso en momentos difíciles. Nos dice que el sufrimiento de la zona euro ha demostrado que no es tan resistente e intocable como estos pensaban.

No habla de los que no caímos ni el uno ni en el otro error.

En su discurso nos detalla que hay tres áreas donde se debe ver más integración europea, que son las siguientes:

La integración fiscal

Destaca que la política monetaria de 18 países está decidida en Fráncfort, donde está situada el Banco Central Europeo (BCE) y recuerda de las dificultades que trae que estos países decidan de forma autónoma sus decisiones fiscales sobre los ingresos y los gastos estatales. Estos desiquilibrios de integración da a los gobiernos nacionales un incentivo hacia los déficits y resalta la necesidad de que este incentivo hacia los déficits se debe contrarrestar para asegurar la estabilidad monetaria en Europa mediante la realineación de responsabilidades - la responsabilidad y el control tienen que estar en equilibrio.

Paraa contrarrestar esta falta de realineación de responsabilidades hay que seguir el camino de la unión fiscal. Como mínimo, se debería poder llevar al nivel europeo la posibilidad de intervención europeo en caso de que la política fiscal de un país sea considerado como fallida.

No obstante, también dice que no ve un ambiente político en europa para conseguir las necesarias decisiones políticas para que este centralismo fiscal se efectúe, por parte de los gobiernos y, también, por parte de los ciudadanos, necesario para asegurar la necesaria legitimidad política. Como consecuencia, no espera que la unión fiscal se vea por lo menos en el corto o medio plazo.

Lo que nos está diciendo es que, en este contexto de falta de integración fiscal, los gobiernos deben entender que sus políticas fiscales traen consigo responsabilidades y consecuencias y que tanto las responsabilidades pero muy especialmente las consecuencias deben estar en manos de los gobiernos nacionales para sacarse de los líos en que sus decisiones nacionales fiscales les han metido. Es decir, el Bundesbank dice que Europa y los otros países europeos no están para rescatar a países que sufren por las consecuencias de sus malas decisiones fiscales.

Dentro de eso, nos dice que la reciente propuesta del nuevo presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, de utilizar el exceso de fondos dentro del European Stability Mechanism (ESM) para invertir en infraestructura en Europa no cumple con la necesidad de no salvar a los gobiernos de sus decisiones fiscales malas y, también, pondría en cuestión el propio ESM.

Por lo tanto, el Bundesbank no está en favor de esta propuesta de gastar o de invertir estos fondos europeos que tiene otra razón de ser, el de velar por y ser capaz de contrarrestar los riesgos graves para la estabilidad financiera en la zona euro y respaldar de forma financiera a los países en dificultades. Su razón de ser es estar para el choque financiero necesario cuando salta la desconfianza de los mercados financieros hacia la situación de un país.

Al mismo tiempo, Dr. Dombret se refirió al nuevo anuncio del BCE de comprar bonos respaldados por activos, decisión que aleja al BCE de su labor de cuidar la política monetaria europea. Critica este nuevo programa de compra, ya que transfiere el riesgo de los bancos al banco central, sin este recibir compensación por ello y aumenta la separación entre decisiones y consecuencias, separación que está buscando unificar.

Después en sus respuestas resalta que esta medida nos empuja en el camino equivocado de quitar la disciplina financiera a los países que deben estar pensando en aplicar políticas económicas que no les lleve a sus problemas.

La integración bancaria

La segunda integración, la bancaria, ya se está en camino para su consecución con, en un mes, el BCE tomando responsabilidad sobre la regulación de 120 de los bancos más grandes de la zona del euro. Estos bancos forman el 80% de los balances de todos los bancos de la zona. Esta integración:

  • dará a los bancos una forma uniforme de regulación
  • permitirá atender a los riesgos que tienen impacto más allá de las fronteras de un mismo país
  • estando más alejados de los países, será más fácil mantener la independencia de la regulación

La integración de la regulación es el primer pilar de la integración bancaria.

El segundo pilar es el mecanismo europeo de resolución bancaria, que centraliza la resolución central cuando bancos grandes entran en dificultades con el objetivo de que, en situación de no ser viable, los perdedores serán en este orden:

  • los accionistas y los acreedores serán los primeros en la fila para perder
  • la pérdida de dinero de los contribuyentes sólo será el último recurso

Estando más alejados de los países, será más fácil mantener la independencia cuando se tiene que tomar la difícil decisión de:

  • qué bancos se deben ayudar o dejar caer
  • quién debe cargarse con las pérdidas de cualquier cierre de banco

Luego nos dice que los bancos también tienen responsabilidad de reforzar sus beneficios, en situación de bajos niveles de interés y de más gastos, incluyendo más gastos de cumplir con la mayor regulación. Nos está preparando para que los bancos nos cobren más en el futuro para mejorar sus beneficios.

La política monetaria única requiere mercados financieros integrados, que nos lleva a la siguiente integración.

La integración de los mercados de capital

Para complementar la integración bancaria, también se necesita una mayor integración de los mercados de capital que contribuiría a compartir las oportunidades y los riesgos.

No obstante, hay dos salvedades que obstaculizarán una mayor integración de los mercados de capital en Europa, que son los siguientes:

  • Los bancos dominan en la estructura de financiamiento de las empresas europeas. La financiación de los mercados de capital no bancario, por ejemplo, en los pasivos de las empresas alemanas está en el 15% de sus pasivo total. Esto ha bajado del 22% que se veía en 1990, que incluso es bajo, y es bastante más bajo de lo que se ve en Estados Unidos o Reino Unido.
  • Aunque las exposiciones transfronterizas de los bancos ha aumentado, la integración del mercado de capitales sigue siendo incompleta ya que la integración se ha concentrado en el mercado interbancario, mientras que los mercados de crédito para las empresas siguen siendo fuertemente nacionales.

Esta baja integración limita la distribución de los riesgos, que están muy concentrados a nivel nacional. Como ejemplo, han estudiado:

  • que el 40% de las fluctuaciones cíclicas que se ven en Estados Unidos, son mitigados por la integración de mercados que se ve en ese mercado
  • aproximadamente el 25% de las fluctuaciones cíclicas son mitigados por los mercados de crédito
  • sólo el 20% de las fluctuaciones cíclicas son mitigados por mecanismos fiscales, es decir, por respaldos del gobierno o de los reguladores.

Estudios en Suecia y Canadá llegan a las mismas conclusiones.

En este contexto, dos líneas generales de actuación se podrían seguir en Europa.

  • En primer lugar, podría ser beneficioso aumentar la participación de los mercados de capital en la estructura de financiación de las empresas, con algunas condiciones:
    • Esto, necesitaría una transición del sistema basado en la banca tradicional hacia los mercados de capital.
    • Esto se podría facilitar, por ejemplo, con cambios de la forma de gravar los distintos productos financieros ya que, actualmente, el tratamiento fiscal sigue favoreciendo a la financiación de la deuda sobre la financiación de capital.
    • Estos cambios incentivaría a las empresas a reforzar su base de capital y por lo tanto girar más hacia los mercados de capital en la búsqueda de fuentes de financiación.
    • En sus comentarios se está enfocando en los mercados de capital como fuente de capital, aunque podría también ser fuente de deuda.
  • La segunda línea de acción sería la de profundizar en la integración de los mercados de capitales. Esta integración es más complicada, ya que los mercados de capital son complejos y la financiación no bancaria toma muchas formas, como por ejemplo:
    • bonos de empresas
    • capital privado
    • capital público
    • el capital riesgo
    • los préstamos peer-to-peer, que ahora están en áuge
    La integración del que habla no sólo se refiere a los productos financieros, sino también a elementos integrantes de los respectivos mercados, como las bolsas de valores y las entidades de contrapartida central. Por lo tanto, cualquier intento de más integración requeriría una gran cantidad de diferentes medidas en un montón de diferentes áreas.

Dr. Dombret dice que sería un paso lógico para complementar la unión bancaria con un sindicato mercados de capitales. Sería reducir la fragmentación en los mercados financieros europeos y, al mismo tiempo, mejorar su eficiencia y estabilidad. De esta manera, sin duda es una meta digna de perseguir.

Conclusiones

Concluye que la integración es el camino a seguir aunque advierte que no todas las propuestas que se están viendo cumplen con los objetivos que explica y da el ejemplo de los eurobonos, que ahora parece que los han descartado incluso los que más los deseaban.

Recuerda que los eurobonos ofrecen una garantía conjunta de la deuda soberana individual que incumple con la necesidad que comentaba con la integración fiscal, la de equililbrar las decisiones y las consecuencias.

Recomiendo el vídeo, especialmente para ver sus respuestas a las preguntas que le hacen a partir del minuto 25.

Si nuestros políticos y los reguladores lo tuvieran tan claro como Dr Dombret, lo hubiéramos hecho muchísimo mejor antes de la crisis y hubiéramos saldio mucho mejor después de que estalló la crisis.

En El Blog Salmón | La Unión Bancaria Europea, ¿por qué es necesaria? y Victor Constâncio da su visión de la centralización de la regulación bancaria

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos