Compartir
Publicidad

El núcleo duro de la UE quiere protegerse de crisis futuras

El núcleo duro de la UE quiere protegerse de crisis futuras
0 Comentarios
Publicidad

A la vista de los últimos acontecimientos, y las drásticas medidas que están tomando muchos de los países que integran la Unión Europea (UE), parece ser que su núcleo duro desea evitar que se vuelvan a suceder este tipo de situaciones en el futuro, mediante la constitución de un mecanismo de protección anticrisis, que vería la luz a partir del año 2013.

La principal petición, dentro de esta estructura en pro de la estabilidad, serían las nuevas 'clausulas de acción colectiva', que básicamente consistirían en obligar a establecer un concierto de los agentes económicos tenedores de bonos minoritarios, así como a los mayoritarios, aceptando estos últimos cualquier tipo de reestructuración, flexibilizando los mecanismos de revisión de la deuda, y facilitando su adaptación a la evolución de la situación financiera del país financiado.  Este tipo de actitudes no deben quedar en agua de borrajas, puesto que estas precauciones y políticas en pro de una 'gestión económica saludable', deberían ser una obligación. Las más altas instituciones, por definición deberían ser un ejemplo de sosteniblidad y responsabilidad, para evitar que los agentes económicos de menor nivel copien las 'malas prácticas' que les han llevado al colapso.

Compartirán conmigo que en los años en los que el río de la finanaciación venía con fuertes crecidas, todos los niveles de la administración (Estados de la Unión Europea, Comunidades Autónomas, Corporaciones Locales, etcétera) sin excepción, han cometido grandes excesos, básicamente, comprometiéndose a devolver ingentes cantidades de dinero que olvidaron que tenían que devolver. A causa de esto, y metámonos todos en el mismo saco, los ciudadanos de sus respectivas jurisdicciones administrativas han seguido esta misma actitud para tomar decisiones en el ámbito de sus finanzas personales, llegando a una situación irreversible que jamás se pensó que llegaría.

Por todo ello, es desable para la estabilidad económica del área de integración económica europea, la instrumentación de estas políticas. Pero aún queda lo más importante, el introducir un código de disciplina y unas sanciones lo suficientemente duras, como para que esta 'buena actitud' sobre el papel reúna los suficientes incentivos como para poder ser una garantía.

Vía | Reuters En El Blog Salmón | El efecto dominó de la deuda llega al núcleo duro de la Unión Europea Imagen | celso

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio