Compartir
Publicidad

Flujos de capital hunden más al dólar

Flujos de capital hunden más al dólar
Guardar
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Pese a los esfuerzos de la administración del presidente Obama de declararse a favor de un dólar fuerte que de estabilidad al sistema financiero y ayude a la recuperación de le economía mundial, el billete verde no se recupera y sigue debilitándose frente al euro, el yen, la libra esterlina, el dólar canadiense, la corona sueca, el franco suizo, la corona australiana, el real brasileño, etc. De no ser por el yuan chino (moneda que está fijada al dólar desde marzo), la divisa estadounidense viviría un desplome aun mayor. Los flujos de capital, que siguen desplazándose sin control por el mundo, está haciendo vivir a los poseedores de la divisa una auténtica pesadilla.

La devaluación del dólar complica a los países emergentes que iniciaron una importante acumulación de reservas en esa moneda tras la crisis asiática. Parte del desequilibrio mundial que ha quedado al descubierto con la crisis, es que mientras estos países ahorraban (atesorando dólares), Estados Unidos consumía en exceso, más allá de todas sus posibilidades. De ahí que a este país le toque ahora un largo perìodo de vacas flacas, con una fuerte devaluación de su moneda, complicando la economía de los países emergentes, cuya moneda se aprecia más allá de lo deseable y cuyos productos se hacen menos competitivos. En todo caso, si los flujos fueran solamente comerciales, los desequilibrios de balanza de pagos podrían ajustarse con devaluaciones acotadas. Pero los flujos comerciales son apenas una centésima parte de aquellos que son mucho más peligrosos: los flujos de capital.

Estos flujos de capital son los que tienen el poder de levantar o hundir a un país. En los períodos de ingresos, generan una apreciación de la moneda que provoca la falsa ilusión de riqueza al abaratarse todos los productos del resto del mundo. La situación se revierte cuando los flujos huyen en estampida, dejando en la miseria a ese país que se tragó el cuento de la riqueza (caso de Islandia). Esta operatoria, conocida como "carry trade", y cuyo mecanismo es el simple endeudamiento en dólares a una tasa de interés en torno a cero, para invertir en monedas más sólidas en países con una tasa de interés más alta como Brasil o Australia, es el que está generando la apreciación de las monedas de los países emergentes. De ahí que estos flujos especulativos que se amparan en la institucionalidad de los mercados financieros, no hacen más que incubar la próxima burbuja,

Ante este claro temor que viven las finanzas mundiales, los bancos centrales de los países emergentes han realizado grandes esfuerzos para contener la apreciación de sus monedas en lo que hemos llamado la guerrilla por frenar la caída del dólar, porque es el billete verde el que está financiado la especulaciòn mundial que se despliega ante nuestras propias narices. En Brasil, donde el real brasileño se ha apreciado un 41% frente al dólar desde principios de marzo, el gobierno anunció el miércoles una tasa de 1,5% de ADR (American Depositary Reception), para controlar el mercado de capitales (eufemístico término para los capitales golondrina que sólo apuestan al spread o diferencial de tasas entre la Reserva Federal y los bancos de otro país.

En Corea del Sur, donde el won ha ganado un 36% frente al dolar desde marzo, el Banco Central anunció que iba a aumentar el control sobre los flujos de capital extranjeros, obligando a los bancos a invertir al menos el 2% de sus activos en documentos garantizados con A+, AA, o superior. Asimismo, en Rusia, el presidente del Banco Central sugirió que podría ser muy útil tomar medidas para controlar los flujos de capital. Y en Hong Kong, la autoridad monetaria advirtió que los flujos de capital están planteando un gran problema en toda Asia.

Esta es la situación de las finanzas mundiales y el oscuro rol que han jugado los mercados de capitales especulativos, cuyo autor, Robert Mundell, aún se niega a comprender, como las grandes hordas de economistas convencionales que al estar tan dentro de la sopa no pueden mirar el plato y sus alrededores. Un tema ciertamente gravitante porque en estas finanzas especulativas se está incubando el próximo desplome de la economía mundial.

Imagen | artemuestra

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio