Compartir
Publicidad
Publicidad

La emisión de pagarés de Nueva Rumasa

Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy es 23 de febrero. Para muchos, esta fecha esta marcada en el imaginario español por el intento de golpe de Estado en el 81. Sin embargo, en los círculos económicos y financieros hispanos nos remite a la intervención y expropiación del holding Rumasa. Dicha operación suscito dudas, tanto en cuanto a su cobertura jurídica (avalada por el Tribunal Constitucional) como por los justiprecios y reprivatizaciones de las empresas del grupo.

Pues bien, 26 años después, Nueva Rumasa, el nuevo "grupo" empresarial de los Ruiz-Mateos anuncia la emisión de un programa de pagarés corporativos. En prensa se destaca que dicha emisión ha sido autorizada por la CNMV, por un importe mínimo de 50.000 euros, con un tipo garantizado del 8% y que no están admitidos a negociación en un mercado secundario, remitiéndonos a unos correos electrónicos.

Me gustaría hacer las siguientes precisiones:

  • El anuncio habla de grupo. Salvo error u omisión, y quizás como escarmentados de lo ocurrido en el pasado, el grupo de empresas no se estructura alrededor de un holding, de una sociedad tenedora de las distintas participaciones empresariales. Estamos hablando de que las empresas encuentran sus vinculaciones a través de los accionistas comunes, y evidentemente parecen responder a un tipo de acción concertada. Esta claro que, de ser así, y tal y como parece desprenderse de la lectura sosegada del anuncio, son las distintas sociedades las que emiten los pagarés, salvo que hayan ideado otra fórmula al respecto. De no ser así, lo que nos interesa no es el patrimonio y solvencia dell grupo, si no la del emisor concreto de cada pagaré, al menos en primera instancia.
  • Los pagarés no están admitidos a cotización en ningún mercado secundario. No se pueden comprar ni vender en AIAF, por ejemplo. Por tanto, y a pesar de que los pagarés son por definición un empréstito a corto plazo, y que este tipo de mercados tampoco es que hayan demostrado en España un buen funcionamiento, suponen un lastre a las posibilidades de recuperar nuestro dinero antes del plazo de vencimiento del pagarés.
  • La referencia a la CNMV puede despistarnos. Esta claro que alguno ya se habrá dado cuenta de que desconocemos buena parte de las condiciones de dicha emisión. Y no hay un folleto registrado al que se remita el anuncio. Se habla de una respuesta a una consulta. Parece claro que se trata, debido a las características antes citadas, de una emisión no sujeta a la tutela de la CNMV, y por tanto, sin las garantías que a cada uno le merezca dicha institución.
  • ¿Cuál es la finalidad de esta emisión? En el anuncio destacan que se trata de financiar la compra de nuevas empresas. Bien. Es evidente que van a surgir excelentes oportunidades de compra en los próximos meses. Es incuestionable que la financiación bancaria va a ser dura, en condiciones y tipos. De ahí que ese 8% no me parezca ni mucho menos descabellado como coste de ese capital. Otra cosa es lo que yo pìense como inversor que dependerá de los plazos y garantías aportados. Eso si, yo también creo, como otros, que se trata, en buena medida de una acción con un fuerte contenido de carga reivindicativa, de acción de marketing. Una demostración de fuerza para un grupo que no cuenta, a diferencia del original, con un grupo bancario detrás.

Tengo claro que los Ruiz-Mateos se han especializado en la compra y reestructuración de empresas en crisis. La pregunta es si serán capaces de levantar financiación y de llevar a buen puerto esos procesos en un entorno como el actual.

Chi lo sá?

Vía|José María Moncasí de Alvear Más información|Consumer, Cinco Días En El Blog Salmón|Rumasa: el retorno de la abeja

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos