Compartir
Publicidad
Publicidad

Tengo una gran inversión para ti...

Tengo una gran inversión para ti...
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Cuántas veces hemos oído estas palabras?

Acabamos de ver una gran estafa en las entrañas de Wall Street, en Estados Unidos, con el anuncio de que el anterior presidente de la bolsa de NASDAQ, a través de su empresa, Bernard L. Madoff Investment Securities, ha seguido el camino clásico de muchas estafas financieras.

En eso de estafas hay muy poca creatividad. Al final, casi todas siguen los mismos pasos que suelen ser ofrecer rentabilidades mucho más altas que lo que se está consiguiendo en el mercado normal para crear un fondo de inversión que llamaron un hedge fund. Bueno, también para pagar altos sueldos a los genios que crearon el fondo. Cuando el fondo no genera las rentabilidades que se han prometido, que suele ocurrir tarde o temprano, empiezan a pagar a los anteriores inversores con las nuevos inversiones que entran de nuevos inversores.

Esta clase de estafa necesita cada vez más inversores, de forma exponencial, para poder hacer frente a las rentabilidades prometidas a los inversores anteriores, los nuevos pagando a los viejos.

Tarde o temprano, este esquema explota, como ha hecho en este caso y como ocurre en todos estos casos.

Esta no es la primera estafa que ha seguido estos pasos, que también se han visto en España.

La última estafa que concemos que siguió estos mismos pasos en España se vio en el sector de los sellos, efectuado por Afinsa y por Forum Filatélica. Estas empresas, hicieron pensar a muchos durante mucho tiempo que conocían el segmento de sellos mucho mejor que cualquier otro en el mundo y que podrían conseguir rentabilidades notablemente por encima de las alternativas en los mercados financieros y, además, que estas rentabilidades más altas serían crecientes en el tiempo.

¡Venga hombre!

Cuando nos vamos a enterar de que si alguien te ofrece algo que es muy raro y muy especial, suele ser una estafa y que rentabilidades por encima de lo normal sólo se ven en casos excepcionales y muy pocas veces la persona normal tiene acceso a ellas. Normalmente, las rentabilidades altas se las quedan ellos no las ofrecen a todos nosotros.

Sabía cuando estalló este fraude que se iba a culpar el sistema capitalista pero no esperaba que lo viéramos tan rápido.

En algo si estoy de acuerdo con la última crítica del capitalismo en estas páginas, el humano tiene espíritus animales, vistos en este caso y, como son inherentes en los humanos, deberíamos tener eso en cuenta antes de querer volvernos a sistemas guiados por los políticos y los burócratas que se probaron a principios del siglo pasado que se basaron en una distinta opinión sobre estos espíritus animales.

Esos sistemas fracasaron estrepitosamente y unas estafas en el sistema capitalista no los hacen sistemas menos fracasados.

En El Blog Salmón | Los diez mayores escándalos financieros y Nuevo fraude devela los “animal spirits”
Foto | doug sue

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos