Compartir
Publicidad
Publicidad

Estancamiento laboral por culpa de la crisis

Estancamiento laboral por culpa de la crisis
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tanto si eres de la generación de los baby boomers y, por tanto, eres un perro viejo, como si eres de la generación Y, de esos que dicen que no se comprometen con la empresa, esta crisis te puede detener tu carrera profesional.

Cuando uno analiza su situación laboral y decide que hay que dar un paso para mejorarla tiene dos opciones: hacerlo dentro de la misma empresa o pensar en un cambio, en buscar pastos más verdes.

Hacer progresión dentro de la empresa no siempre es posible ya que en la mayoría de los casos tu entrada y lo que negociaste en ese momento marca en gran parte tus posibilidades en la empresa. Caso aparte son las consultoras con su típico plan de carrera junior-senior-gerente-socio que no voy a analizar. Es decir, para conseguir que tu carrera avance en la empresa se tiene que dar una situación en que puedas hacer ver tu valía y que así se te pueda recompensar con una mejora no solamente salarial, sino de alcance de tus funciones en la empresa.

La dificultad muchas veces de poder demostrar la valía nos lleva a la segunda opción, el cambio de empresa. Y es aquí en donde la crisis nos hace de fuerte viento en contra. Las oportunidades de cambio en situaciones de crisis se reducen no sólo por el descenso de la actividad empresarial en general, sino por la cautela que debe tener el trabajador para no quedarse en el paro por un mal cambio.

En tiempos de crisis hay que analizar con microscopio las ofertas que se reciben no sea que se trate de un dardo envenenado. Me explico. Quizá nos están ofreciendo el puesto que deseamos y con un sueldazo porque vamos a llevar un equipo muy grande de gente en un sector que nos encaja como anillo al dedo y puede que a la postre resulte que lo que están buscando es que venga alguien con cartera de clientes y les consiga desesperadamente un aumento repentino de ingresos. En este caso, si no les consigues el maná que esperan te auguro que serás despedido en los seis meses de prueba.

Por ello insisto una vez más en la recomendación de acudir a nuestra red de contactos para recabar toda la información posible de la empresa y evitarnos una desagradable sorpresa.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos