Compartir
Publicidad

Evaluación periódica de nuestra situación laboral

Evaluación periódica de nuestra situación laboral
Guardar
12 Comentarios
Publicidad


Me ha gustado esta entrada de Raúl, invita a la reflexión. Nos presenta un esquema de evaluación periódica de nuestro puesto de trabajo. En este algoritmo sólo tenemos que responder a tres preguntas muy sencillas:
  • ¿He aprendido cosas nuevas?
  • ¿Me he divertido con mi trabajo?
  • ¿He recibido una compensación satisfactoria?

En el caso de encontrar un NO en alguna de las tres preguntas anteriores, es el momento de comenzar a plantearnos el cambio de trabajo. Es más, creo que estas preguntas tienen una relación directa con el síndrome del trabajador quemado.

Cualquier trabajador tiene un límite máximo de aprendizaje en su trabajo si mantiene el mismo puesto de manera indefinida. Los sistemas y procedimientos laborales evolucionan a un ritmo inferior que nuestro propio aprendizaje.

La diversión laboral o la tónica constante de motivación tiene una curva similar a una campana de Gauss, relacionada con la cantidad de conceptos nuevos a asimilar, el entorno laboral y la siguiente pregunta.

La retribución económica que recibimos tiende a perder protragonismo en el tiempo, puesto que vamos adquiriendo mayores responsabilidades de gasto. En definitiva, dificilmente encontraremos un trabajador que responda afirmativamente a las tres preguntas durante toda su vida laboral en el mismo puesto.

Sería hora de diseñar unos mecanismos de rotación adecuados, puesto que si nuestro trabajo comienza a resultarnos pesado, la mejor opción que podemos tomar es arriesgarnos a el cambio por otro puesto de trabajo. ¿Qué opinais de esta estrategia de autoevaluación?

En El Blog Salmón | Explora nuevas posibilidades para tu carrera profesional, La mejor forma de evaluar a los trabajadores: 360º

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio