Compartir
Publicidad

Ministros de trabajo de la OCDE: conclusiones de la reunión de París

Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los pasados 28 y 29 de septiembre los ministros de trabajo de la OCDE se reunieron en París para abordar las consecuencias de la crisis actual sobre el mercado de trabajo, comprobar qué políticas son nocivas para el empleo y cuáles debían ser las políticas a perseguir para absorber toda la masa personal de desempleados actuales, ecitando que el desempleo se convierta en un lastre a largo plazo para la recuperación económica.

En esta reunión, se atacaron dos frentes distintos. Por un lado se evaluaron cuáles son las políticas de trabajo que no funcionan mediante la aplicación empírica llevada a cabo en los distintos mercados laborales. Estas políticas negativas a la creación de empleo de calidad, se agrupan bajo tres claras líneas:

* Crear empleos directamente en el sector público, justo lo que estamos haciendo en el último año. * Promover el empleo de personas jóvenes adelantando la edad de jubilación, mecanismo análogo mediante los planes de prejubilación y retiros anticipados que se llevan practiicando desde mediados de los 90 en nuestro entorno laboral. * Otorgar beneficios de discapacidad a las personas por razones laborales y no sólo por razones médicas. La prueba más clara de la inutilidad de esta política la tenemos en nuestro propio mercado laboral, dado que por más bonificaciones y subvenciones que se otorgan a la contratación de discapacitados, no se mejora su acceso al empleo.

Como se puede comprobar, los ministros de trabajo saben lo que no funcionan auqne luego lo sigan haciendo. Aún así, colocan en liza una serie de políticas que si pueden funcionar para generar empleo. Estas políticas activas consisten en: * Crear empleos temporales con la obra pública. Esta temporalidad la tenemos desde hace tiempo, sobre todo en construcción, como sector rey del contrato de obra y servicio, tanto en promoción pública como privada, con lo que poco nuevo se aporta aquí. * Ajustar temporalmente el número de horas de trabajo en lugar del número de empleos en las empresas. Esto en nuestor país requiere que el trabajador lo admita, salvo que se reforrme el ET. Y a pesar de ser una buena medida a poner en práctica en muchas empresas, muy pocas lo llevarían de manera efectiva a la práctica. * Otorgar subsidios temporales a la contratación de mano de obra. Error. Las políticas de subsidios, bonificaciones y subvenciones tienen que desaparecer todas y repercutir ese coste global en una disminución impositiva global de todas las empresas sin excepción. * Establecer programas de apoyo e ingresos a los desempleados condicionados a que éstos mantengan una búsqueda activa de empleo y deban participar en esquemas de re-entrenamiento laboral. Otro error, puesto que la búsqueda activa de empleo y los programas de re-entrenamiento tienen que nacer del principal interesado, en este caso el trabajador. Esto no quita que se cubran las coberturas de protección social.

En definitiva, nada nuevo bajo el sol, por parte de esta reunión porque todas las hipotéticas medidas que se pongan en marcha van a pasar por otro contrato temporal subvencionado, manteniendo la precariedad y baja productividad de los nuevos empleos creados, junto con seguir gastando dinero público sin ton ni son en políticas de subsidios y acciones formativas con resultado nulo.

Vía | OCDE - Informe de conclusiones Ministros Trabajo (PDF) Vídeo | Youtube En el Blog Salmón | Los gobiernos deben ser más activos en el fomento del empleo según la OCDE

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos