Compartir
Publicidad
Publicidad

Peleando fuera

Peleando fuera
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Luchar fuera por un contrato no es fácil. Arturo Pérez-Reverte hace un homenaje a aquellos hombres de negocios y comerciales que se dedican a pelear con las grandes multinacionales, con los mejores consultores y con quien sea por ganar un contrato, un proyecto o una venta. Los compara con la infantería que a pesar de todo tomó Flandes. Para él la historia no ha cambiado, se trata simplemente de españoles luchando fuera para ganarse el pan.

Y es que alaba a aquellos que gastan poco, porque no pueden salirse ni un duro del escaso presupuesto, aquellos que no están bien afeitados porque no les ha permitido salir. De hecho tengo que reconocer que me encanta la descripción que hace de ellos, los convierte en héroes anónimos mucho más interesante que cualquier otro personaje plano.

Y seamos claros, ganarse el pan fuera no es tan fácil como aparentan algunos programas de televisión, ya lo hemos comentado alguna vez. Sinceramente, me ha hecho reír la impresión que se han llevado algunos del anuncio de Merkel sobre contratar a jóvenes titulados españoles. Algunos han parecido creer que llegaría un ejercito de reclutadores teutones a seleccionar a titulados, pagarles el viaje y un curso de inmersión lingüística de tres meses en una academia con vistas al Castillo de Neuschwasntein.

Por supuesto después de ese curso hablarían un perfecto alemán (es un idioma tan fácil de aprender) y podrían integrarse en el mercado laboral alemán aunque ya habían viajado con contrato de trabajo desde España a una empresa que no le había importado esperar tres meses a que el titulado que chapurreaba el inglés y en alemán solo sabía decir “Ein bier bitte” de su visita a Berlín estuviera listo y le pudiera atender con el sueldo que se merece. Si el detector de sarcasmo no ha se ha puesto en la zona roja, revíselo.

Así que si alguien quiere saber lo que es trabajar fuera de España, que busque blogs y foros de españoles expatriados (trabajando, no estudiando) en los que cuenten tanto las buenas experiencias como las malas. Si después de eso acepta enfrentarse a lo que hay que siga adelante. Yo personalmente no lo descarto porque sé a lo que me enfrento, pero no olvidemos que se trata de ser la infantería, no de la oficialía.

En El Blog Salmón | Ser un español por el mundo no es tan bonito
Vía | Pérez-Reverte 1 y 2
Imagen | Flickr

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos