Publicidad

El bueno, el feo y el malo en las comisiones bancarias: ¿es posible evitarlas?

El bueno, el feo y el malo en las comisiones bancarias: ¿es posible evitarlas?
6 comentarios

Publicidad

Publicidad

La palabra “comisión” es un término que asociamos indisolublemente al mundo de la banca y de los servicios financieros. Posee, además, ciertas connotaciones negativas, pues se suele sentir como un cobro injusto por parte de la entidad financiera.

Tipos de comisiones hay muchas, casi tantas como entidades diferentes existen en el mercado. No en vano constituyen para ellas tanto una fuente de ingresos como una herramienta comercial que cada una gestiona de forma distinta. En este artículo queremos poner un poco de luz sobre qué tipos existen, de qué manera se aplican y cómo podemos reducirlas e incluso evitarlas.

Comisiones bancarias, un lucrativo negocio

El principal problema de las comisiones ha llegado al convertirse en una de importante fuente de ingresos de los bancos (un 23% del total). Solo los seis mayores bancos españoles (Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Sabadell y Banco Popular) obtuvieron más de 5.000 millones de euros en comisiones durante la primera mitad de 2017.

Como pilar de la economía que es, el sector financiero se encuentra fuertemente legislado. Dentro de esta normativa, el cobro de comisiones está regulado en nuestro país por la Orden EHA/2899/2011.

Aun así, el pasado año se aprobó el Real Decreto Ley 19/2017, que busca mejorar la transparencia y la información al usuario. Es la tendencia marcada por la Unión Europea, que también aprobó el pasado 3 de enero la regulación MiFID II y que, en definitiva,ha reconocido el derecho universal de todos los ciudadanos a acceder a una cuenta bancaria básica.

Ebs Comisiones Bnext 04

El ataque a traición del cambio de moneda

Los bancos han ido imponiendo comisiones prácticamente por cualquier actividad. Como veremos más adelante, muchas de ellas son sobradamente conocidas entre los usuarios, pero otras son quizá más opacas. Es el caso de las comisiones por cambio de moneda.

Cuando salimos al extranjero, sabemos que tenemos que tener cuidado con las comisiones si queremos sacar efectivo o pagar con tarjeta. Pero hay un factor que generalmente solemos desconocer: el tipo de cambio. En este sentido, vamos a introducir tres conceptos:

Tipo de cambio: es la relación entre el valor de dos tipos de moneda (el euro y el dólar, por ejemplo) y se usa para convertir una cantidad de dinero entre una y otra. La relación está marcada por la cotización de ambas monedas (lo que solemos ver en las noticias cuando nos dicen que el euro está fuerte). Aunque existe una cotización oficial (que va variando con el mercado, eso sí), hay diferentes formas de calcular el tipo de cambio; una de las más extendidas y más ajustadas es la de VISA Internacional.

Comisión por cambio de moneda: se trata de un porcentaje sobre el tipo de cambio que nos aplicarán si estamos de viaje y sacamos dinero en una moneda diferente al euro o si realizamos alguna compra en una tienda online de fuera de la zona euro (como las tradicionales chinas). Si ya de por sí el tipo de cambio nos puede perjudicar, los bancos nos suelen añadir una comisión entre el 2% y el 3%; Paypal, la pasarela de pago online, te cobra nada menos que un 4,5%.

Comisión por disponer de efectivo en un cajero en el extranjero: es similar a la comisión por sacar efectivo de un cajero que no es de nuestro banco en España. Pero, en este caso, nos pueden cobrar una cantidad tanto el banco del cajero como la red a la que pertenece que puede alcanzar el 4,60% y los 4 euros.

A continuación vamos a repasar las comisiones que cobran los cinco principales bancos españoles, tanto por sacar efectivo de un cajero como por realizar pagos.

BANCO SANTANDER

BBVA

CAIXABANK

BANKIA

SABADELL

SACAR DINERO DENTRO DE LA UE

0,20% + 1,30€

4,5% mínimo 3,50€

4,5% mínimo 4€

4,5% mínimo de 4€

4,5% mínimo de 4€

SACAR DINERO FUERA DE LA UE

5% mínimo 3€

4,5% mínimo 3,50€

5% mínimo 4€

4,5% mínimo de 4€

4,5% mínimo de 4€

PAGAR DENTRO DE LA ZONA EURO

0%

0%

0%

0%

0%

PAGAR FUERA DE LA ZONA EURO

1% mínimo 1,20€

3%

3,95%

2%

3%

MÁS INFORMACIÓN

Enlace 1 Enlace 2

Enlace

Enlace

Enlace

Enlace

Tipo de cambio sin comisiones, ¿es posible?

Aunque tal vez parezca lo contrario, no estamos abocados al pago indiscriminado de comisiones bancarias sin enterarnos (al menos hasta que llegue el recibo). Existen soluciones tan obvias que parecen tontas: si queremos evitar las comisiones bancarias, ¿por qué no evitamos los bancos?

Esta pregunta, que hasta hace unos años no tenía solución, tiene hoy respuesta en las fintech. Ya hemos hablado en El Blog Salmón de algunas firmas extranjeras. Por eso hoy vamos a hablar de la española Bnext, que además adelanta a aquellas en algunos aspectos determinantes.

Bnext es una fintech madrileña que nos permite abrir una cuenta con un depósito inicial de 25 euros y solicitar una tarjeta prepago gratuita desde su propia app, lo que te reportará 15 euros gratis si la activas antes del 24 de diciembre. A partir de ahí, entramos en el mundo del open banking, que nos da acceso a varias opciones de productos financieros de distintas entidades.

Ebs Comisiones Bnext 07

En lo relativo al cambio de moneda o cajeros que nos ocupa en este apartado, algunas de las ventajas que ofrece son estas tres:

  • Bnext aplica el tipo de cambio de VISA Internacional, que ya hemos dicho que es uno de los más ajustados y que mejor sale en el cambio de moneda.
  • Nos devuelve la comisión por cambio de moneda. Sobre el tipo de cambio de VISA, su entidad proveedora suele cobrar una comisión de 1,15% si estamos dentro de la UE, o de 1,5% si estamos fuera. Estas comisiones son las que devuelve Bnext, aunque con ciertos límites.
  • Retirada de efectivo en cualquier cajero: se devuelve hasta 3 veces al mes la comisión que cobra la red a la que pertenece el cajero tanto en España como en el extranjero, aunque fuera de nuestras fronteras no se reembolsa el cargo que hace el banco propietario del cajero.

Alarde de creatividad con las nuevas variantes

Pero el cambio de moneda no es ni mucho menos la única fuente de comisiones bancarias. A pesar de que los bancos han ido reduciendo o eliminando algunas ante la presión de las instituciones y sobre todo de los propios clientes, como reza el dicho, la banca siempre gana. Las entidades han sabido sacarse otras comisiones de la manga para garantizar el nivel de ingresos.

Ebs Comisiones Bnext 05

Comisión por envío de correspondencia física o electrónica: amparándose en ocasiones en una supuesta conciencia medioambiental, muchas entidades empezaron a cobrar por enviar la documentación informativa en papel a nuestro domicilio: extractos, liquidación de intereses, etc. Sin embargo, también empezaron a cobrar por la activación de alertas electrónicas a nuestro smartphone (principalmente el SMS).

Comisión por ingresar dinero en la oficina: los cajeros ingresadores ayudaron mucho a agilizar los tiempos de espera en la cola del banco. Con todo, aún hay muchos clientes (especialmente los de mayor edad) que no se encuentran familiarizados con las nuevas tecnologías y prefieren ingresar el dinero a través de la ventanilla. Para disuadirlos, se empezaron a cobrar comisiones por ello, incluso siendo ya cliente de la propia entidad.

Comisión por realizar operaciones en ventanilla: similar al caso anterior, pero ampliado a otras muchas operaciones habituales. La mayoría de los bancos han apostado fuerte por la banca online por el gran ahorro que les ha supuesto en oficinas físicas y personal presencial. Y, a las grandes ventajas que asocian a estas cuentas online, les suman las comisiones por recurrir a la oficina física para tratar de terminar de convencer al público.

Comisión por certificado de la cuenta: algo que tendrás que pedir por ejemplo si un familiar fallece y necesitas saber el saldo de sus cuentas para el notario. Al disgusto de la defunción se unirá el del gasto bancario.

Los sospechosos habituales

Cada entidad financiera es un mundo aparte y las comisiones que nos podemos encontrar pueden ser muy variadas, por no decir variopintas. Curiosamente, algunas de las más usuales son las más fáciles de negociar con nuestro banco con un poco de labia y solvencia económica.

Ebs Comisiones Bnext 02

Comisión de mantenimiento: a pesar de que la UE desea mayor desglose de las comisiones, esta ha terminado siendo un compendio de muchas otras: apertura de cuenta, administración, servicio de caja, emisión de documentación… Es lo que hace el Banco Santander con su Cuenta 1 2 3, que no te cobra por transferencias dentro de la UE ni por negociación de cheques nacionales, pero sí cobra por estos y otros conceptos una comisión de mantenimiento de 3 euros mensuales. Eso sí, la media del mercado está en unos 5 euros por semestre.

Comisión por transferencia: porcentaje (habitualmente con un mínimo) que nos cobran por realizar una transferencia a otra cuenta. Aquí entra en juego la estrategia comercial: normalmente es gratuita si la hacemos a otra cuenta de la misma entidad. La media está en un 0,36% y un mínimo de 4,53 €. Algunos bancos, como EVO, no cobran comisiones en las transferencias nacionales y comunitarias, pero sí en las internacionales de fuera de la UE: 0,4% sobre el importe de la operación con un mínimo de 10 euros, más el 0,2% del cambio de moneda con un mínimo de 3 euros.

Comisión por emisión y mantenimiento de la tarjeta: es la cantidad (generalmente anual) que nos cobran por tener el trocito de plástico. Generalmente, las de crédito son más caras que las débito, pero el coste se puede negociar si garantizamos unos ingresos mínimos. Es el caso de la Cuenta Mayores de 30 de BBVA, en la que no nos cobrarán comisión por la primera tarjeta si garantizamos un ingreso de al menos 600 euros en tres de los últimos cuatro meses. Sin embargo, en condiciones normales una tarjeta nos puede costar entre 20 y 40 euros, según sea de débito o crédito.

Comisión por disponer de efectivo en un cajero: la que nos cobrarán por sacar dinero salvo que lo hagamos en un cajero de nuestro banco.Nos veremos obligados a ello si tenemos una cuenta en un banco pequeño o de ámbito regional y viajamos a otra comunidad; o si tenemos una cuenta en un gran banco, pero nos desplazamos a una localidad que no cuente con sucursal. Las comisiones pueden variar entre el 1% y el 4% con mínimos de 1 y 3 euros.

Comisión por descubierto: es el coste de quedarnos en “números rojos”, muy habitual si andamos justitos de dinero en nuestra cuenta y nos pasan un recibo más alto de lo que esperábamos. Además de por el descubierto en sí mismo, nos pueden querer cobrar el interés de demora y la reclamación por posiciones deudoras (que no es otra cosa que la gestión de tener que avisarnos del descubierto).

La mejor comisión: cero gastos

Ebs Comisiones Bnext 06

Como decimos, muchas de estas comisiones son negociables con nuestro banco o las supeditan a determinados compromisos por nuestra parte, como la domiciliación de la nómina. En cualquier caso, es probable que tengamos que regatear por cada una de ellas.

Para evitarlo, una solución puede venir, nuevamente, de fintech como Bnext. Su filosofía se puede resumir en que no cobra por los servicios propios (apertura de cuenta, envío de tarjeta…) y devuelve aquellas comisiones que se embolsan los bancos (principalmente por sacar dinero del cajero).

¿Responde Bnext a la pregunta de si podemos eludir las comisiones bancarias? En parte sí, al menos en aquellas circunstancias en las que más vulnerables podemos sentirnos: en el extranjero, al tener que sacar dinero en un cajero diferente al nuestro o al hacer algunas compras en moneda diferente al euro.

Pero también si compramos habitualmente en Internet o si queremos abrir una cuenta un menor, porque tendremos perfectamente controlados sus gastos a través de la app. Estamos, en ese sentido, ante una opción que incide en la cada vez más visible evolución de las finanzas de la mano de la tecnología.

Imágenes | iStock: Ivan-balvan, littleclie, Rostislav_Sedlacek, Kwun Kau Tam, ultramarine5.

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir